sábado, 20 de febrero de 2010

El “Jesucristo” de Elton John y el Código Da Vinci

Elton John es compositor y cantante y, a juzgar por los 250 millones de discos vendidos alrededor del mundo, lo debe hacer bien. Pero la profesión de cantante es muy distinta a la de historiador, exegeta, biblista, sociólogo, arqueólogo, psicólogo y otras tantas relacionadas con la religión. Siendo honestos, para cantar no siempre hace falta estudiar canto, si bien algunos lo aprenden o explotan y de verdad se admira.

Como cantante, Elton hizo unas declaraciones sobre Jesucristo y han dado la vuelta al mundo. No dijo algo confrontado por ningún estudio serio y menos todavía avalado por alguna institución de prestigio. Mencionó que Jesucristo era homosexual. Eso sí, el gay más inteligente y compasivo que pudo haber existido. Como se sabe, este cantante británico es homosexual.

Impresionan dos cosas: la despreocupación con que hace este tipo de afirmaciones y el eco que le dan a la mentira. Si a Elton le hace feliz y le da paz pensar eso para justificar su vida, bien, pero que no lo diga. Y no es que se le coarte su derecho a la libertad de expresión sino que se le invita a expresar bien la libertad.

Si alguien va a afirmar algo (más tratándose de quien se trata en esta ocasión), pues por lo menos aportar las conclusiones pero con la respectiva y contundente investigación que no deje lugar a dudas de que lo que se dice es como se está diciendo. Si no sucede lo que con el Código Da Vinci: se presenta la imaginación del autor como hecho histórico y eso, según se sabe, se llama mentira.