jueves, 25 de marzo de 2010

Batman y las vocaciones

Quizá a pocos se les hubiera ocurrido pensar que Batman podría ayudar a algo más que a preservar del mal a Ciudad Gótica. En la arquidiócesis de Brooklyn creyeron que incluso podría promover las vocaciones y así nació una ingeniosa iniciativa que mediante un ingenioso video y una página web invita a los jóvenes a pensar la vocación sacerdotal. "Es un nuevo modo de invitar a los jóvenes a considerar el llamado", dice el obispo de Brooklyn, monseñor Nicholas DiMarzio.

En www.brooklynpriests.org se puede encontrar testimonios y otros recursos vocacionales. ¿Y el video? Véalo usted mismo:

3 comentarios:

  1. Me gustó muchísimo el video ¡Felicidades! Es hermoso en verdad, transmite el mensaje de forma muy fina y atractiva. El Señor "nos" bendiga con abundantes vocaciones. Les aseguro en mis oraciones por su fidelidad y su perseverancia final. Con gratitud por su generosa entrega, afma. en Cristo. Anabella.

    ResponderEliminar
  2. Perdón, padre... ¿Dónde está la referencia a Batman en el vídeo? No la encuentro por ningún lado...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo dos: un gran saludo. Para identificar lo de Batman en el video hay que conocer Batman... es que el modo como se viste y van saliendo los anuncios (textos en inglés), además de la música, es lo que relaciona ambas cosas. Perdón si no fueron más explícitos. Un abrazo y rezo por ti.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.