jueves, 27 de mayo de 2010

Una top model que se cansó de ser modelo de superficialidad



Pisó las pasarelas y fue cotizada como una de las mejores. Joven, con toda la vida por delante, Amada Rosa Pérez tocó fondo… Abortó, perdió casi al 40 por ciento la audición en el oído izquierdo e intentó suicidarse: «Uno siente que la vida se le viene encima, que no va a poder con esto, no sentía apoyo y se siente uno solo. Me hacía falta amor, comprensión y apoyo», declara Amada.

Pero su vida cambió. Tras cinco años de ausencia en las pasarelas, ahora busca ser una modelo auténtica: «ser modelo significa ser un punto de referencia, alguien cuyas actitudes son dignas de reproducir y yo me cansé de ser una modelo de superficialidad. Me cansé de un mundo de mentiras, apariencias, falsedad, hipocresía y engaños, una sociedad llena de antivalores, en la que se resalta la violencia, el adulterio, la droga, el alcohol, las peleas, un mundo que exalta las riquezas, los placeres, la inmoralidad sexual y el fraude […] Quiero ser modelo de promoción de la verdadera dignidad de la mujer y no de su utilización comercial».

Ahora Amada ofrece su testimonio de conversión. Va a misa y reza el Rosario y la coronilla de la misericordia diariamente. Fiel devota de la Virgen María y una top model de los valores que difícilmente se promocionan hoy día.

Su testimonio personal completo más amplia. Especialmente conmovedor el quinto video.




















Conozca su testimonio más breve contado en televisión: