jueves, 5 de agosto de 2010

El precio de ser madre a los 70 años


Saltó a las primeras planas de la prensa a finales de 2008: Rajo Devi, mujer de origen indio, fue madre primeriza a los 70 años. Recientemente lo ha recordado el diario español ABC, quien también ofrece un video.

Y nadie discute que una mujer a esta edad tenga muchas aptitudes para criar y conducir a un bebé, o para enseñarle durante sus primeros años. Quizá no todas las fuerzas de antaño, pero inmensidad de abuelitas nos muestran que es posible hacer mucho. Pero el caso de Rajo es distinto: en primer lugar porque la concepción de su hijo fue por fecundación in vitro, es decir, no por la vía natural. Y en segundo, porque un hijo no es un objeto al que se tiene derecho sino un sujeto con derechos. Triste cuando un hijo es más bien el producto de un capricho a toda costa que el don de un amor traído al mundo por el camino ordinario.

El precio de ser madre a los 70 años no terminó después de pagar el cheque al médico que guió la fecundación in vitro ni al cirujano que logró sacar del vientre de Rajo al niño, vía cesárea; el precio lo pagará el hijo que, por ley natural, no podrá contar con el amor y apoyo de sus padres en su adolescencia y en su juventud.