viernes, 20 de agosto de 2010

Susan Boyle cumple su sueño: cantará para el Papa

Susan Boyle encarna el sueño de muchas personas. Escocesa y católica de nacimiento, cantaba en el coro de la parroquia de su pueblo hasta que las pantallas de la televisión británica, concretamente del programa 'Britain's got talent', le sirvieron de plataforma de lanzamiento. Y el mundo la amó.
Llegó no sólo al top ten de los videos más visualizados en YouTube.com sino también al de la música internacional.

El éxito de Susan dejó boquiabierto a más de uno pues no se trataba precisamente de una jovencita (de hecho supera los 40 años) ni de una mujer con una figura o aspecto envidiable. Pasó del anonimato a la palestra internacional. Pero siempre dejó claro qué le motivó en esas horas de dificultad, cuando los compañeros de la escuela le hacía burla, cuando quedó desempleada y cuando tuvo que encargarse de cuidar a sus padres enfermos, renunciando casi por necesidad al matrimonio (si bien ahora los pretendientes no le sobrarán, seguramente). Fue su fe católica lo que la matuvo en pie de lucha.

¿Su sueño? No era volverse cantante famosa. Era cantarle al Papa. Y Dios la premió. En la próxima visita apostólica de Benedicto XVI a Gran Bretaña, Susan Boyle cantará para él. Un ejemplo de fe y un testimonio vivo de aquel dicho -quizá mal dicho- "Dios aprieta, pero no ahorca".