sábado, 25 de septiembre de 2010

Compras, distracción y… oración. Un centro comercial donde también se reza

“Hemos querido realizar este complejo para recordar cuán importante es en la vida de cada uno de nosotros cultivar todos los días el propio espíritu. Estamos confiados en que, siendo éste un precedente muy importante, nuestro ejemplo sirva de espoleo para proyectos análogos”.

Son las palabras de Floriano Noto, ingeniero y presidente de la sociedad propietaria de “Le Fontane”, un centro comercial ubicado en Catanzaro, Italia, que se ha convertido en el primer centro comercial que además de ofrecer lugares de esparcimiento y compras, posee una parroquia católica legítimamente constituida y aprobada por el arzobispo de la zona.


Sobre los orígenes y motivaciones para impulsar el proyecto, mons. Antonio Ciliberti, arzobispo de Catanzaro-Squillace, explicó: “Los centros comerciales se han convertido en puntos de agregación social: el domingo numerosas familias eligen pasar muchas horas llevando a los niños y entreteniéndose en los diferentes puntos del centro comercial. Un complejo parroquial, colocado en el área de un parque comercial, puede ofrecer sus servicios pastorales a todos los trabajadores de las diferentes actividades comerciales, a los visitantes y sobre todo a los habitantes de la zona. Y este es el motivo por el cual la diócesis acogió con alegría la generosa propuesta de la sociedad propietaria del parque “Le Fontane” para construir una iglesia para ser destinada a parroquia” (cf. L´Osservatore Romano en lengua italiana, domingo 12 de septiembre de 2010, p. 6).

Dedicada a san Maximiliano Kolbe y de estilo románico-moderno, la parroquia tiene un espacio para acoger hasta a 200 fieles. Con esta nueva iglesia se podrá ofrecer atención sacramental a más de diez mil visitantes diarios, a los más de mil trabajadores del centro comercial y a los habitantes de la zona de Catanzaro y Lidio, quienes desde hace tiempo se reunían en un cuarto de la escuela local.

La parroquia ofrecerá dos misas los domingos y diariamente una misa más. Con esta novedosa iniciativa las personas podrán satisfacer las necesidades de consumo propias del hombre sino también y sobre todo las del espíritu.