viernes, 17 de septiembre de 2010

Videos del Papa en su 1er. día en Reino Unido (2ª parte)

16 de septiembre de 2010


Este video corresponde a la primera parte que ofrecimos ayer

A las 15,45 (hora local), el Papa se trasladó en automóvil desde Edimburgo al Bellahouston Park de Glasgow, donde llegó una hora más tarde. Después de recorrer en papamóvil el parque saludando y bendiciendo a los 70.000 fieles presentes, celebró la Eucaristía en el día en que se conmemora a San Ninián de Galloway, apóstol de Escocia (360-432).

Recordando la "histórica visita" de Juan Pablo II (1982) a este lugar, en la que exhortó a los fieles a caminar junto con los "hermanos cristianos", el Papa afirmó que el resultado es "una mayor confianza y amistad con los miembros de la Iglesia de Escocia, de la Iglesia Episcopal Escocesa y de las otras comunidades cristianas".

Benedicto XVI saludó entonces a los representantes de las otras confesiones cristianas presentes e invitó a dar gracias a Dios "por la promesa que representa el entendimiento y la cooperación ecuménica para un testimonio común de la verdad salvadora de la Palabra de Dios en medio de los rápidos cambios de la sociedad actual".

Hablando a continuación de la enseñanza, el Papa puso de relieve que "en los últimos treinta años, con la ayuda de las autoridades civiles, las escuelas católicas en Escocia han asumido el reto de proporcionar una educación integral a un mayor número de estudiantes".

Dirigiéndose a los obispos de Escocia, Benedicto XVI les recordó que una de sus prioridades pastorales es la santificación de los sacerdotes. "Rezad con ellos -dijo- por las vocaciones".

El Papa terminó con unas palabras a los jóvenes católicos de Escocia: "Hay muchas tentaciones que debéis afrontar cada día -droga, dinero, sexo, pornografía, alcohol- y que según el mundo os proporcionarán felicidad, cuando en realidad estas cosas son destructivas y crean división. Sólo una cosa permanece: el amor personal de Jesucristo por cada uno de vosotros. Buscadlo, conocedlo y amadlo y El os liberará de la existencia deslumbrante, pero superficial, que propone frecuentemente la sociedad actual. Dejad de lado todo lo que es indigno y descubrid vuestra propia dignidad de hijos de Dios".

"Rezo para que muchos de vosotros conozcáis y améis a Jesucristo y, a través de este encuentro, os dediquéis por completo a Dios, especialmente los que habéis sido llamados al sacerdocio o a la vida religiosa".

Terminada la misa, el Papa se trasladó en avión desde el aeropuerto de Glasgow al aeropuerto Heathrow de Londres. Desde allí se dirigió a la nunciatura apostólica, donde pasó la noche.