martes, 16 de noviembre de 2010

The Huffington Post y el divorcio (y otras iniciativas contrastantes)

Una de las iniciativas de información on line más exitosas de los últimos cinco años es The Huffington Post. Nació como agregador de noticias y colector de blogs y ahora es todo un emblema de la comunicación digital en lengua inglesa.

Su tendencia es liberal y progresista y quizá a esto debamos el interés que desde noviembre de 2010 está mostrando por el divorcio como negocio.

En una nueva sección destinada a ese tema ofrecerán consejos a divorciados para encontrar nueva pareja, por ejemplo. Según Arianna Huffington, fundadora del portal, «La idea que hay detrás de esta sección es que el matrimonio dura un tiempo, pero que el divorcio es para siempre». Y dice también: «Si quieres saber cómo planear una boda hay muchos sitios a los que puedes ir, no hay un sólo lugar en el que hacer consultas sobre el divorcio».

De acuerdo a datos de 2008 del Instituto de Política Familiar, cada 31 segundos se produce un divorcio, tan solo en la Unión Europea (véase enlace). Estadísticamente, parece que la apuesta de The Huffington Post «tiene futuro». Sin embargo, el proyecto contrasta con la respuesta católica a este tipo de situaciones (que más que como ocasiones lucrativas las toma como oportunidades para prevenir y sanar).

El 6 de noviembre de 2010 fue lanzado el blog «Familles 2011» (http://www.blogfamilles2011.fr/), una bitácora en francés para reflexionar sobre el valor de la familia tanto en el campo pastoral, como en el político, como en el del hogar. En este sentido, el blog es un espacio para preguntas y respuestas útiles sobre la discusión en torno a la familia y el matrimonio.

Es un proyecto pero no es el único. Ahí están los consultorios en línea de Catholic.net sobre matrimonio (y además gratuitos). Ahí está la sección de ACI Prensa sobre este mismo tema (http://www.aciprensa.com/Matrimonio/). Y ahí están también las secciones de Encuentra.com (http://www.encuentra.com/, ir a la parte izquierda, sección general de «vivimos» y luego ver «matrimonio»), el portal «Todo para la familia» (http://www.todoparalafamilia.com/) y otro nacido de la experiencia de un matrimonio que estuvo a punto de divorciarse: http://jesussalvamifamilia.org/.

Es verdad que quizá es más fácil dejarse llevar por la corriente y hacer dinero con las rupturas matrimoniales. Pero es más valioso poner todos los medios para prevenirlos, impulsar todos los canales para sanarlos y hacerlo además de modo gratuito. A la afirmación de Arianna Huffington sobre que el divorcio es para toda la vida se le puede responder: «sí, sí se ve como negocio “convendrá” presentarlo y promoverlo así».

Si conoces más portales, deja un comentario para que más personas se beneficien de este material on line.