viernes, 26 de noviembre de 2010

Los muchos ojos de un blog

Impulsar un blog como «Actualidad y Análisis» (abocado al análisis de la actualidad en materia de familia, vida, religión, sociedad y medios de comunicación) supone un esfuerzo mayúsculo de trabajo mental, investigación, lectura, confrontación de fuentes y posturas varias. El resultado de ese proceso es cada uno de los artículos que se pueden consultar aquí casi todo los días.

Mantenerse actualizado hoy día implica una elección de fuentes de referencia en los temas que se trata ordinariamente o a los que se acude como sitios de consulta. Prácticamente todas esas fuentes que leo habitualmente (tanto portales como blogs) los ofrezco como enlaces en esta misma bitácora.

Considerando que la prioridad en mi vida es la relación con Dios (faltaría más si soy religioso), es comprensible que la falta de tiempo suficiente para esa actualización minuciosa diaria no sea siempre la que desearía en cuanto comunicador.

Y es precisamente aquí donde entra una pléyade de bienhechores que regalan su tiempo hecho ayuda para mí –y que repercute en beneficio de miles en este espacio–. Me refiero a los muchos ojos de «Actualidad y Análisis»; a esas personas que buscan material inédito y afín a lo que aquí solemos tratar y luego me lo mandan por correo electrónico.

Me refiero a Patricia Martínez (España), Kelly Arce (Bolivia), Lizzie Allen de Hinojosa (México), Juan Guillermo Delgado (Colombia), Amalia Casado (España), Santiago Morfín (México), Miguel Antonio Espino (Paraguay), Alberto Ranninger (España), Laura Peláez (México), Josefa Romo (España), María Olga Borgoño (Chile), Pablo Gómez Gallardo (México), Teresa García Noblejas (España), María Elena Rodríguez (Estados Unidos), Lorea Iturrioz (México), Elisa Flores (Uruguay), Claudia Tarasco (México)…, quienes de modo frecuente me envían novedades dignas de análisis y valoración moral que luego dan pie a textos o sirven para enriquecer los contenidos de los artículos.

Son de países tan distintos que evidencian una rica universalidad. Debo decir que no siempre puedo responder sus mensajes (recibir más de 300 mails diarios en promedio resulta empeñativo; más cuando se dirige un semanario y a la vez se hacen los estudios eclesiásticos –sin olvidar la prioridad de vida como consagrado–. Ganas nunca faltan y tiempo siempre escasea).

No quería dejar de agradecerles públicamente (seguro que se me escapó algún nombre, si lo recuerdo lo pongo como comentario) y manifestarles mi aprecio. A tantos otros debo el ánimo que me dan con mensajes verdaderamente elocuentes. Gracias a todos. Así construimos el blog. Y siempre es hermoso poder decir «¡muchas gracias!»; agradecimiento que extiendo a quienes visitan regularmente «Actualidad y Análisis», a los comentaristas y a quienes han dado con el blog no sé cómo.