domingo, 26 de diciembre de 2010

Quebec veta la religión en escuelas estatales

El gobierno francófono de Canadá estableció a mediados de diciembre de 2010 la prohibición de la enseñanza religiosa en escuelas maternas estatales y en instituciones privadas que reciban algún tipo de financiamiento público.

Al dar el anuncio, la ministra de Quebec para la familia, Yolande James, explicó a CBC Radio Canadá que la nueva normativa ayudará «no crear inseguridad de modo que los niños no entren en contacto con nociones religiosas de cualquier confesión».

La ley prevé sanciones para quién no la respete: la más dura es perder el subsidio del gobierno. En sus aspectos más prácticos quedan vetadas las figuras religiosas como sacerdotes, pastores, imanes y rabinos. De acuerdo a informaciones de Avvenire (19.12.2010), «símbolos confesionales como crucifijos o la menorah (el candelabro de siete brazos) están consentidos pero no pueden ser usados como instrumentos de educación».
Yolande James, ministra de Quebec para la familia.

En su reciente mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del 1 de enero de 2010, Benedicto XVI recordaba que «toda persona ha de poder ejercer libremente el derecho a profesar y manifestar, individualmente o comunitariamente, la propia religión o fe, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, las publicaciones, el culto o la observancia de los ritos».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.