miércoles, 13 de abril de 2011

YouCat: del espectáculo massmediático a las explicaciones plausibles

El 3 de febrero de 2011 publicamos un texto que pronto recorrió los portales de noticias especializados en información religiosa. Se llamó «YouCat: la fe explicada a los jóvenes». En síntesis, recogía los datos publicados en L´Osservatore Romano acerca de una especie de «catecismo» destinado, inicialmente, a los participantes en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid. Se puede leer el artículo para conocer más datos.

Dos meses después, «YouCat» robó la atención de la prensa cuando el 11 de abril la agencia peruana aci prensa dio a conocer que la traducción italiana del mismo aceptaba como válido el uso de anticonceptivos (se puede leer la nota en este enlace).

Ese mismo día, y al día siguiente, 12 de abril, la horda de titulares no se hizo esperar. De entre los muchos títulos que podrían tomarse como ejemplos, el ABC de España puso uno que parece atinar a las tendencias de las informaciones relacionadas: «Los anticonceptivos desatan la polémica en el catecismo».

Lo primero que habría que decir es que los anticonceptivos no son la causa de la polémica pues la doctrina de la Iglesia es muy clara en este punto. El problema ha sido una traducción deficiente del texto alemán original de «YouCat».

Recurriendo al ejercicio del periodismo que consiste en consultar fuentes probadas, una de ellas me explicó la génesis y recorrido en la formulación de «YouCat» (la madre de la fuente apoyó en el trabajo de redacción en la que, posteriormente, participó también de modo decisivo el cardenal-arzobispo de Viena):

«La iniciativa vino hace unos años de Bernhard Meuser, jefe de la editorial Pattloch en Alemania. Es un seglar muy comprometido y fiel a la Iglesia. Él había constatado que el Compendio del Catecismo es una maravilla, pero que para muchos jóvenes su lenguaje es difícil y que las preguntas no son las que ellos plantearían espontáneamente (típico ejemplo: ¿a qué joven le viene espontánea la pregunta sobre por qué la Virgen es el icono escatológico de la Iglesia?).

Surgió la idea de repasar el Compendio con un grupo de jóvenes, discutirlo y ver qué entienden, qué no entienden, cómo se les puede abrir el tesoro de nuestra fe católica. Allí fue donde entró mi madre que tenía un grupo perfecto para esto: jóvenes católicos interesados, abiertos, pero con las preguntas de sus coetáneos no tan católicos. A lo largo de varias sesiones, en dos o tres veranos repasaron el Compendio con los jóvenes. Los cuatro co-autores (dos seglares, dos sacerdotes), con la ayuda del Prof. Manfred Lütz (también conocido por su gran fidelidad a la Iglesia y su experiencia en el campo mediático), prepararon el texto. El Card. Schönborn, de Viena, que había tenido un papel importante en la elaboración el texto del “gran catecismo”, asumió la iniciativa con gran entusiasmo y se propuso conseguir la aprobación de la Congregación de la Doctrina de la Fe. Así se hizo y el Papa dio su apoyo al proyecto al punto de escribir un prefacio para la obra.

Gracias a la patrocinio de “Ayuda a la Iglesia Necesitada”, el Youcat estará en todas las mochilas de los participantes en la Jornada Mundial de la Juventud y hay buenos motivos para esperar que sea recibido con entusiasmo por los jóvenes, dado que es realmente muy atractivo. En Colonia y Sydney el Compendio fue hojeado por muchos jóvenes, pero no caló, precisamente por su lenguaje.

En Alemania, país que no destaca precisamente por su espíritu religioso, el libro es un best-seller, gracias también a una excelente estrategia mediática. Lograron que en todas partes se hablara del libro. Ya tuvieron que hacer 4 reimpresiones. En fin, como ve, es una iniciativa muy prometedora para la evangelización, pero el diablo hizo zancadilla».

Así las cosas, la distribución de la traducción al italiano de «YouCat» (a cargo de la editorial Citta Nuova, de los focolares), ha sido suspendida. El problema se limita sólo a la versión italiana de «YouCat» y ya zenit y aci prensa han emitido algunas precisiones en torno a este tema que vuelve a «jalar las orejas» a los editores de las obras traducidas. No se puede olvidar que el libro entrevista a Benedicto XVI, «Luz del mundo», tuvo también un error de traducción y es conocida la polémica que se siguió tras ella. Lamentablemente.

Véase:



LinkNewsAgency en Twitter: http://twitter.com/mujicaje.