sábado, 18 de junio de 2011

Niños down: sólo dan una «mala noticia» una vez en la vida, el resto son buenas

Fue en ForumLibertas.com donde leí por vez primera acerca de la cacería que estaban padeciendo los «niños down» gracias al diagnóstico prenatal que, en la mayoría de los casos, les veta el nacimiento por el solo hecho de tener unas capacidades diferentes. Eugenesia, en otras palabras.

Recordé aquel artículo ahora que un amigo, al estimo mucho, me ha compartido la llegada de su cuarto hijo. Es un hijo –hija, para ser más exactos– que ha venido al mundo con síndrome de down: «tengo la sensación que más que un angelito es una guardiana de la puerta del Cielo y que nos deja verlo. Frutos de conversión, de unión, de cariño de todo el mundo, es verdaderamente impresionante. No le deseo a nadie que tenga la oportunidad de comprobarlo, pero sí que puedo decir que somos unos afortunados y estamos muy felices. Eso que dicen que estas criaturas agrandan el corazón de los que están cerca es totalmente cierto. Doy fe», dice.

Del mensaje que tuvo la bondad de escribir me golpeó especialmente una parte donde afirma: «Estamos encajando piezas y adaptándonos a la «nueva vida», porque cambiarnos, nos ha cambiado mucho. Le puedo asegurar que los primeros momentos son muy duros, crujes por dentro. Pero como me decía el otro día un antiguo profesor «son niños que sólo dan una mala noticia en su vida, la primera, el resto son todo buenas». Así es».

Dado que no le pedí permiso de revelar identidad no digo su nombre pero sí que el mensaje de correo electrónico me ha servido incluso de meditación, y no sólo por el amor de padres que brilla en ese matrimonio sino también por la «suerte» que ha tenido la pequeña al haber llegado a una familia que le ama así como ella es.

Otro buen Amigo, Antonio González, publicaba recientemente en su blog una serie de fotografías de una campaña de la Fundación Síndrome de Down, de Madrid. Se trata de una serie de instantáneas a las que Antonio bien llama «obras de arte». Las fotografías permiten acercarse a la belleza de esas vidas singulares que nos recuerdan que las apariencias engañan y que toda vida humana vale la pena ser vivida por el hecho de ser personas.

Hay frases que acompañan las fotos como «Tengo un cromosoma más. Y tú, ¿qué tienes diferente?», «Cuando llegué a casa, papá y mamá no sabían qué hacer conmigo. Ahora no sabrían qué hacer sin mí», «El mayor tesoro jamás encontrado», «De mayor seré feliz, ¿y tú?», «Hacer a los demás mejores personas está al alcance de muy pocos. Sólo de los mejores», «Simplemente, uno más en la familia».

Termino esta entrada con esa serie de fotografías que son un homenaje a todas las familias como las de la pequeña hija de mi amigo que acogen con amor una vida como la de ella y también por todos aquellos niños con síndrome de down a los que la eugenesia les ha vetado amar y ser amados.



























LinkNewsAgency en Twitter: http://twitter.com/mujicaje.

En http://twitter.com/H_Mujica_LC hablo de fe y social media, periodismo y tecnologías de la información y de la comunicación aplicadas a la religión.