martes, 6 de diciembre de 2011

De libros, autores, Enrique Peña Nieto y algunas reflexiones para mexicanos (válidas para cualquier país)

Enrique Peña Nieto ha sido gobernador del Estado de México y, según encuestas, es uno de los más firmes candidatos a la presidencia de su país (por el Partido Revolucionario Institucional), que tendrá elecciones en 2012.

El primer fin de semana de diciembre de 2011, el político en cuestión acudió a la «Feria Internacional del Libro en Guadalajara». Al momento de tener que referir algunos títulos de libros que le han marcado o gustado se encuentra con la dificultad de citarlos y con ellos a los autores.

Aquella situación quedó registrada en video y fue subida a YouTube así que pronto se convirtió en eso que en el argot cibernauta se llama «viral» (difusión incontrolada por «contagio», es decir, por recomendación, mediante la transmisión de enlaces por mail o redes sociales).

Junto al video pulularon los más variados comentarios propio del ingenio mexicano: desde los más graciosos hasta los más vulgares; ambos hirientes e insultantes, en la mayoría de los casos. La lectura de muchos de ellos provocó en la hija mayor del señor Peña Nieto el reenvío de un «tuit», casi a modo de contestación, en el tenor de palabras como las que leía.

Según la «Encuesta Nacional de Lectura 2010» los mexicanos leemos aproximadamente 2.9 libros al año. Si tuviéramos que apelar forzosamente a una comparación, por ejemplo con Alemania, nos veríamos en que los ciudadanos germanos leen en promedio 12 libros anuales.

Según datos del «Padrón Nacional de Medios Impresos» (dependiente de la Dirección de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación de la República Mexicana), lo que más se lee en México son revistas: TV Notas, TVyNovelas, H para Hombres, 15/20, Caras y Quién, van como punteras y, como se advierte, no son precisamente revistas de carácter científico, histórico o literario.

Aunque no justifico la reacción de la hija mayor de Enrique Peña Nieto, entiendo que a ningún hijo le parece agradable ver cómo se insulta y se burlan de su papá. El haber «retuiteado» un post que venía a llamar «la prole» a los que se burlaban y critican al también esposo de la conocida actriz Angélica Rivera me parece más una reacción emotiva (por la cual, por cierto, ya ha pedido disculpas) que un plan premeditado y concienzudo de contestación. Personalmente no sé cómo hubiera reaccionado si fuera mi papá. ¿Usted cómo lo habría hecho?

Por lo demás, quien alguna vez ha leído un diccionario sabe que «prole» es igual a «linaje, hijos o descendencia de alguien» y no posee valor peyorativo, es decir, insultante o desfavorable. Quizá lo que se quiso usar como tal era «proletariado», que en palabras sencillas es la clase social constituida por la clase obrera. Entonces ya no sólo hay una equivocación en el «retuit» de la hija sino también en la percepción de los que tomaron por insulto lo que ortográfica y conceptualmente no lo es (no sería «la prole» sino «el proletariado», y ser obrero no sé por qué debe ser un insulto... tal vez sería mejor tomarlo como apreciación despectiva).

El que escribe no está afiliado al PRI ni vive en México. Quizá es eso lo que le ha hecho pensar en la facilidad en que nos podemos convertir en jueces del otro, independientemente de quien se trata. Y usted, ¿se acuerda de los últimos tres libros –y los autores– que ha leído en los últimos años?

***

LinkNewsAgency en Twitter: http://twitter.com/mujicaje.
En http://twitter.com/web_pastor hablo de fe y social media, periodismo y tecnologías de la información y de la comunicación aplicadas a la religión.
Blog personal independiente: http://actualidadyanalisis.blogspot.com/.