lunes, 13 de febrero de 2012

3 sencillas acciones para que no pisoteen la libertad de conciencia: la respuesta que podemos dar a Obama

Un poco de contexto. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS, Health and Human Services) emitió en agosto de 2011 una lista de servicios en la así llamada Patient Protection and Affordable Care Act (PPACA), una ley que prescribe y obliga también a las asociaciones religiosas a dispensar y pagar como parte de los seguros médicos de sus empleados (hospitales, colegios, universidades, residencias, etc.) anticonceptivos, abortos y esterilizaciones.

La norma estuvo en suspenso hasta el viernes 20 de enero de 2012 en que el gobierno de Barack Obama anunció que la ley se aplicará, pese al rechazo mayoritario, y no habrá espacio para la objeción de conciencia. Entrará en vigor en agosto próximo. Inmediatamente numerosas voces se alzaron para evidenciar que la ley de Obama pisotea derechos humanos como el de conciencia. Tras el anuncio de una falsa reconsideración por parte del gobierno de Barack Obama el 10 de febrero, los obispos estadounidenses han decidido ir incluso a tribunales para defender el derecho de todos los ciudadanos americanos.

Por qué tanto revuelo. ¿Qué está en juego? El motivo de la contestación de la mayoría del episcopado católico de los Estados Unidos (al que se han sumado líderes de la mayoría de las religiones) no es nada más el que el gobierno de Obama considere un embarazo como una enfermedad a combatir y pagar (sea mediante anticonceptivos, abortos o esterilizaciones), sino el violar la conciencia de quienes creen que eso está mal y, en consecuencia, se oponen a financiarlos. Este derecho humano a la objeción de conciencia, a la libertad religiosa, está recogida en la Ley de Conciencia (HR 1179 y S. 1467) de los Estados Unidos y el presidente Obama simplemente la pisotea y «olvida». Es realmente esto –y ya luego todo lo demás también– lo que está en juego.


Los Estados Unidos son, en muchos casos, «modelo» de legislaciones que luego se aplican en otros países. Este caso puede servir como precedente en otras naciones que pueden impulsar leyes análogas.

Todo es comenzar. ¿Qué se puede esperar de un político que obliga a que los ciudadanos violen sus convicciones bajo pena de cárcel? Si se viola este primer derecho, ¿qué se puede esperar en materia como inmigración, economía, familia, etc.?

***

¿Qué podemos hacer? Yo ni siquiera soy estadounidense Le proponemos varias opciones

1. Por correo electrónico

Si no es estadounidense seguro conoce a alguien que sí lo es. Es importante que, sobre todo, la comunidad hispana en los Estados Unidos sepa todo esto. En noviembre hay elecciones y este es un tema muy sensible para los políticos. Obama se presenta a las elecciones nuevamente.

a) Mándeles este texto. ¡Comparta! Le ponemos el título y el enlace para que sólo tenga que copiar y pegar en un mensaje de correo nuevo:

3 sencillas acciones para que no pisoteen la libertad de conciencia: la respuesta que podemos dar a Obama http://goo.gl/rw4JI

2. Por internet

2.1 Copie y pegue este texto en su muro de Facebook, Google+, MySpace, Orkut o envíelo por Twitter (son menos de 140 caracteres. Contiene la dirección del perfil de Obama y dos hashtag para que en Twitter quede reflejada la oposición: ¡los políticos usan y ven Twitter!). Entre más personas sepan qué pueden hacer y qué está en juego mejor podremos actuar:

Para Twitter:

3 acciones para que @barackobama no pisotee la libertad de conciencia: http://goo.gl/rw4JI #religiousliberty #Obama2012

Para otras redes sociales:

3 sencillas acciones para que no pisoteen la libertad de conciencia: la respuesta que podemos dar a Obama http://goo.gl/rw4JI

2.2 Escriba al Congreso de los Estados Unidos. Se ha creado un espacio recomendado por los obispos católicos de los Estados Unidos para enviar mensajes de protesta al Congreso de la Unión Americana y así hacer sentir a los políticos cuál es el sentir común de la población. Puede ingresar en este enlace: http://actions.nchla.org/Core/core.aspx?APP=GAC&AID=970&IssueID=25200&SiteID=-1 y rellenar sencillamente el formulario.
Action Alert para manifestar el rechazo a la ley de Obama que viola las conciencias de los ciudadanos.

Aunque usted no sea ciudadano americano lo puede usar. Esto ayudará a que se perciba que también en el extranjero se está observando y hay rechazo contra la política del presidente Obama.

2.3 Si sus conocidos son sólo de lengua inglesa envíeles este enlace donde podrán encontrar contexto, videos, reacciones y orientaciones sobre lo que pueden hacer:

Conscience Protection

3. Orar

La oración es, para el católico, la mejor arma. El obispo de Peoria (USA), mons. Daniel R. Jenky, C.S.C, ha pedido que se rece la oración a san Miguel, antes de la bendición conclusiva de la misa en todos los centros católicos de su diócesis, hasta que se solucione este conflicto. La oración es ésta:

«San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú Príncipe de la Milicia Celestial,
arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas.
Amén».

***

Para más información sobre este tema le sugiero visitar el área destinada a un seguimiento en la web de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (disponible sólo en inglés): www.usccb.org/conscience.  


«Nunca una ley federal obligó a ciudadanos a comprar lo que viola sus creencias y convicciones éticas. Ahora el gobierno nos obliga a actuar como si el embarazo fuera una enfermedad a evitarse a toda costa. Para muchos estadounidenses significa elegir entre violar nuestras conciencias y renunciar a la atención de salud, un dilema inconcebible».