viernes, 24 de agosto de 2012

The Economist y su «crítica» a la Iglesia (o la Iglesia y el basurero que muchos miran)

La revista The Economist es de esas pocas publicaciones que a veces dice cosas serias y por eso vale la pena ponerle atención.

El 18 de agosto de 2012 publicó un artículo sobre la Iglesia católica en los Estados Unidos (cf. Earthly concerns. The Catholic church in America). El enfoque desde el que era valorada la Iglesia era precisamente el económico y la tesis de fondo nada compleja: el manejo de las finanzas en la Iglesia católica de los Estados Unidos es todo menos transparente y eficaz: eso, en cualquier otra institución, habría provocado más de un corte de cabezas.

¿Argumentos? Especulaciones basadas en los desembolsos pagados por diferentes diócesis a causa del tema de los abusos, supuesta ineptitud en el manejo del dinero, un cálculo acerca de las donaciones que llegan a la Santa Sede por medio de organizaciones y personas que libremente lo quieren hacer (Papal Foundation, Caballeros de Colón, Legatus, etc.) o algo tan «contundente» como que el Card. Timothy Dolan es el principal terrateniente de Manhatan (si se contabilizan todas las parroquias de la arquidiócesis de Nueva York). De paso se aprovecha para hablar del invierno vocacional y del Vatileaks. Sí, no hay cita de fuentes que sostengan sus insinuaciones pero eso, en cierta manera, no es lo importante.

Es verdad, han hecho un esfuerzo de «investigación Google» y por eso nos dan datos folklóricos -aunque interesantes- como que la Iglesia católica gestiona más de 6,800 escuelas (el 5% del total del país), 630 hospitales (11% del total del país) y 244 Colleges y Universidades. Menciona que siete de los 25 principales programas de abogados son católicos y una cuarta parte de los mejores 100 hospitales son católicos también. La enunciación responde a un intento de calcular los ingresos por conceptos de colegiaturas y hospitalizaciones, pero esto tampoco es lo importante.

El artículo parte de una realidad que sí resulta de valor: de todas las instituciones que en los Estados Unidos trabajan con los pobres, ninguna hace un trabajo tan bueno como el de la Iglesia católica. La Iglesia católica es la mayor organización de caridad del país. Aunque no es subrayado ni reiterado si está dicho en el artículo de The Economist. No es esa la finalidad del artículo pero el texto no abdica completamente de al menos hacer mención de esto. Eso hace recordar una caricatura que ya no recuerdo dónde encontré: la necesidad que tienen algunos medios de ir a buscar al basurero de la Iglesia para luego presentar esa basura como el reflejo de lo que precisamente no es la Iglesia, sino el basurero de la Iglesia.

Atención: eso significa que en la Iglesia hay un basurero, como en toda institución humana; y significa también que reconocemos el basurero precisamente porque lo que ahí está o se pone no es lo que da vida ni responde a lo que verdaderamente es la Iglesia misma. Y esto sí es lo verdaderamente importante. En ocasiones The Economist dice cosas serias a las que vale la pena ponerle atención. La finalidad de lo publicado en la revista no era la de enaltecer a la Iglesia católica pero no pudo evitar hacerlo. Y le hemos puesto atención.

***

LinkNewsAgency en Twitter: http://twitter.com/mujicaje.
En http://twitter.com/web_pastor hablo de fe y social media, periodismo y tecnologías de la información y de la comunicación aplicadas a la religión.
Blog personal independiente: http://actualidadyanalisis.blogspot.com.