sábado, 20 de julio de 2013

Fútbol y fe: llega el «catecismo que rueda» en Brasil

Encontrar una novela juvenil que sea al mismo tiempo un Catecismo, un libro de fútbol y, además, nos prepare para la Jornada Mundial de la Juventud, parecería tarea casi imposible.

Editorial El Arca publicó el libro «12 en la cancha: el partido de tu vida», de Carlos Padilla, L.C. Al hojear la obra se percibe inmediatamente de que estamos ante una idea novedosa, original y muy atractiva para jóvenes. El autor afirma que su libro es un «catecismo que rueda y se hace partido en Brasil», país que acogerá la Jornada Mundial de la Juventud 2013 y también la copa mundial de fútbol soccer. El libro está dirigido a jóvenes y adolescentes pero también está pensado para los formadores de esos jóvenes, sus catequistas y para padres de familia.

El género literario es una novela que tiene los ingredientes para atrapar a cualquiera: llena de creatividad, elige el futbol como tema de fondo y la víspera mundialista como una parábola de la vida y un modo de dejar un mensaje profundo a los lectores y amantes de ese deporte.

A decir verdad, parecería una utopía sentar a un chico de 16 años a leer un libro, ¿quién es capaz hoy de hacerle leer más de 140 caracteres? Algunos analistas afirman que la época del libro ya pasó y que vendrá sustituida por completo por las redes sociales. Esta novela tiene vocación de demostrar lo contrario.

Con 170 páginas, con una historia narrada en primera persona por Fran (el protagonista adolescente) se intercalan mensajes de chat, publicaciones en el muro, tuits y post en blogs. Es un libro totalmente contextualizado en la realidad de estos jóvenes que viajan con el internet en sus bolsillos y arremeten sin tregua con preguntas a veces incómodas, dentro y fuera de las redes sociales.

Esas preguntas existenciales son el hilo conductor de la historia de Fran. La pelota de su vida va rodando por un campo lleno de obstáculos, de incomprensiones, de enfermedad, de dudas y de aparentes sin sentidos. Su noviazgo, la escuela, la muerte de un amigo, las drogas, las lesiones y el fútbol le van planteando las cuestiones sobre Dios y el sentido que debe dar a su vida. Ahí está el puente hacia el catecismo.

Causa sorpresa encontrar al final del libro un apéndice de respuestas a todas esas preguntas aparecidas durante la novela "12 en la cancha". Ahí están las referencias catequéticas, aguardando ser consultadas. De este modo se afirma claramente una máxima: las respuestas que los chicos del siglo XXI necesitan ¡están en el catecismo!

Y es que en la vida se pueden conocer las respuestas, pero es necesario plantearse las preguntas antes. Sí, ya hay muchos catecismos pregunta-respuesta, pero la cuestión es: ¿y de dónde me nacen esas dudas? ¿interesan?

Como una opinión personal aquí encuentro el valor de este libro. El autor ha tenido la habilidad de suscitar esas preguntas directamente y a quemarropa a los jóvenes, haciendo que salieran de ellos mismos, de sus celulares, de su fútbol y de su cancha.

Da gusto y esperanza ver iniciativas que responden al llamado a la nueva evangelización y no dejan fosilizar el mensaje milenario de la Iglesia. La doctrina es la de siempre, pero no se pueden dejar de utilizar los medios y el lenguaje de nuestro hoy tan convulsionado. Si el catecismo está olvidado entonces hay que hacerlo esférico para que ruede hasta la vida de los adolescentes, tal y como esta novela lo propone y, en buena medida, lo logra. Este material parece, además, un excelente recurso para la catequesis y las clases de religión.

Por lo demás, basta leer los nombres de los capítulos para sentirse atrapados: con el gol entre las venas, a once pasos de la vida, tiempos extras... Sin duda cada hoja de este libro es una lección de vida y una fotografía del mundo en que nos toca vivir y donde evangelizar es un reto apasionante. No por nada el «FIFA best player» Gianni Rivera lo ha calificado de «Goles, dudas, fe, pasión. Este libro rueda, este libro lo tiene todo».

El libro puede comprarse por medio de internet haciendo clic en este enlace.