martes, 17 de septiembre de 2013

El Cardenal Dolan se presenta en el conocido programa The Colbert Report: lecciones de comunicación y cercanía de un obispo católico

En septiembre de 2012 la CNN, una de las cadenas de televisión más importante del mundo, expresó un vivo interés por retransmitir la velada en la que un conocido comediante y presentador de TV, Stephen Colbert, y el arzobispo de Nueva York, Cardenal Timothy Dolan, discutieron sobre la teología de la risa (véase «Un cardenal, un famoso comediante americano y la teología de la risa»).

Un año después, Colbert ha logrado que el famoso cardenal católico vaya a su no menos popular programa de televisión, «The Colbert Report», donde le ha entrevistado a raíz del libro «Praying in Rome: Reflections on the Conclave and Electing Pope Francis» («Orando en Roma: Reflexiones sobre el Cónclave y la elección de Papa Francis») que el Cardenal Dolan ha publicado.

El tema se prestaba para acorralar al cardenal Dolan y tratar de sacarle algunas indiscreciones sobre el Cónclave y otros temas de actualidad sobre el Papa Francisco y la situación de la Iglesia. ¿Cómo termina el asunto? Con una gran audiencia en tv pero, sobre todo, con lecciones de comunicación, apertura, cercanía, sentido del humor y fe del arzobispo de Nueva York. Un recurso que bien podría ofrecerse a más obispos y cardenales.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.