martes, 24 de diciembre de 2013

El día que un ateo escribió una de las descripciones más bellas sobre la Navidad

En Facebook encontré la imagen que acompaña este post. La belleza del rostro de María y el modo de mirar a Jesús resaltan inmediatamente en el contexto navideño. 

Y al ver esta imagen no pude evitar recordar aquel texto que el célebre filósofo ateo Jean Paul Sartre escribió en el campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. En él describe una de las páginas más bellas sobre la Virgen María con su hijo en brazos. La obra se llama Barioná, el hijo del trueno y data de la navidad de 1940. Algo tiene la Navidad que incluso a los ateos les llega a inspirar textos como este (sólo es un fragmento):
«La Virgen está pálida y mira al niño. Lo que habría que describir de su cara es una reverencia llena de ansiedad que no ha aparecido más que una vez en una cara humana. Y es que Cristo es su hijo, carne de su carne y fruto de sus entrañas. Durante nueve meses lo llevó en su seno, le dará el pecho y su leche se convertirá en sangre divina. De vez en cuando la tentación es tan fuerte que se olvida de que Él es Dios. Le estrecha entre sus brazos y le dice: ¡mi pequeño! Pero en otros momentos, se queda sin habla y piensa: Dios está ahí. Y le atenaza un temor reverencial ante este Dios mudo, ante este niño que infunde respeto. Y es una dura prueba para una madre tener vergüenza de sí y de su condición humana delante de su hijo. Aunque yo pienso que hay también otros momentos, rápidos y resbaladizos, en los que siente, a la vez, que Cristo, su hijo, suyo, es su pequeño, y es Dios. Le mira y piensa: Este Dios es mi hijo. Esta carne divina es mi carne. Está hecha de mí. Tiene mis ojos y la forma de su boca es la de la mía. Se parece a mí. Es Dios y se parece a mí. Y ninguna mujer, jamás, ha tenido así a su Dios para ella sola. Un Dios muy pequeñito al que se puede coger en brazos y cubrir de besos, un Dios caliente que sonríe y que respira, un Dios al que se puede tocar; y que sonríe. Es en uno de esos momentos cuando pintaría yo a María si fuera pintor. Y trataría de plasmar el aire de atrevimiento tierno y tímido con que ella adelanta el dedo para tocar la piel pequeña y suave de este niño-Dios cuyo peso tibio siente sobre sus rodillas y que le sonríe»