lunes, 16 de diciembre de 2013

¿Mujeres cardenales? «Quien piensa en las mujeres cardenales sufre un poco de clericalismo», responde Papa Francisco

Fue gracias a un artículo publicado por el diario español «El País» que las opiniones y decires acerca de la creación de «cardenales del sexo femenino» por parte del Papa Francisco se hipotizó sin más fundamento que la imaginación del opinionista que había redactado el artículo (cf. «El papa Francisco contempla entre sus reformas nombrar cardenal a una mujer», 22.09.2013).

Por los mismos días, pero ahora en el ámbito de la prensa italiana, hubo incluso quien atribuyó al Cardenal Joseph Ratzinger el deseo de haber nombrado cardenal a la madre Teresa de Calcuta (por ejemplo La Repubblica en el artículo «Donne cardinale, il sogno de Ratzinger», 29.09.2013).

Unas semanas después el tema resurgió en el contexto del anuncio de la creación de nuevos cardenales, por parte del Papa Francisco, para febrero de 2014. Y fue nada menos que la conocida editorialista del L´Osservatore Romano, el periódico de la Santa Sede, Lucceta Scaraffia, la que tomó la bandera en la pugna por llevar adelante la idea inicialmente referida en la prensa española.

Scaraffia lo hizo con sutilidad aprovechando el artículo que ella y el vaticanista Jean Marie Guénois escribieron en el periódico del Vaticano (cf. «Due risposte alla domanda se un Papa può cambiare la Chiesa», 31.10.2013). En ese texto Scaraffia avanzaba una hipótesis según la cual el colocar a mujeres en puestos de gobierno en la Iglesia traería aire fresco a la institución. Más abiertamente la señora Scaraffia volvió a la carga con un artículo publicado en el periódico Il Messaggero y luego en una entrevista con el digital italiano Formiche.net. Finalmente, desde la propia cuenta de Twitter, lo dijo sin tapujos: «La nomina di una donna Cardinale avrebbe il vantaggio di essere possibile, senza implicare ilproblema dell’ordinazione sacerdotale femminile» («El nombramiento de una mujer cardenal tendría la ventaja de ser posible, sin que ello implique el problema de la ordenación sacerdotal de las mujeres»).

Las voces del feminismo «católico» no se hicieron esperar. La teóloga suiza Helen Schüngel-Straumann concedió una entrevista al diario digital lettera43.it donde pedía más bien la ordenación sacerdotal de mujeres y daba a conocer la carta con que solicitaba esto al Papa Francisco. ¿El fundamento teológico? Los evangelios apócrifos.

Maria Voce, la líder de los focolares, tuvo también alguna palabra en todo este ir y venir de aportaciones sobre el tema general de la mujer en la Iglesia. En una entrevista publicada por Il Corriere della Sera («Le donne nella Chiesa devono avere pari dignità», 30.11.2013) la sucesora de Chiara Lubich aludía a la participación de la mujer en el magisterio y también la posibilidad de que algunas mujeres dirigieran dicasterios de la curia romana. Y añadía: «Pienso en las congregaciones generales antes del Cónclave. Podrían [las mujeres, n.d.r.] participar las madres superioras de las grandes congregaciones religiosa, quizá representantes electivas de las diócesis». Y finalmente habló de una complementariedad hasta ahora no planteada en los términos que ella lo hizo en la entrevista: junto al carisma petrino debe estar el carisma mariano en la Iglesia.

Si bien el tema de la creación de mujeres cardenales no es algo nuevo (la hipótesis se barajó en el sínodo de 1987 y luego en el sínodo de 1994, cuando un obispo jesuita procedente de África, Ernest Kombo, lo sugirió. También la antropóloga católica inglesa Mary Douglas la había propuesto con anterioridad), los pronunciamientos del Papa Francisco en las entrevistas que concedió a los periodistas en el vuelo de Rio de Janeiro a Roma y luego en la entrevista a La Civiltá Cattolica ofrecieron el caldo de cultivo para disparar hipótesis y deseos.

Ha sido precisamente en otra entrevista, esta vez concedida al vaticanista Andrea Tornielli y publicada en el diario La Stampa ("Mai avere paura della tenerezza". Intervista con papa Francesco su Natale, fame nel mondo, sofferenza dei bambini, riforma della Curia, donne cardinale, Ior e prossimo viaggio in Terra Santa, 15.12.2013), donde el Papa ha sanjado la cuestión. Le interroga el entrevistador: «¿Puedo preguntarle si tendremos mujeres cardenales?». Y responde el Santo Padre: «Es una broma salida no sé de dónde. Las mujeres en la Iglesia deben ser valoradas, no “clericalizadas”. Quien piensa en las mujeres cardenales sufre un poco de clericalismo».

Así las cosas, tal parece que lo que una entrevista propició (evidentemente sin intención del Papa) otra lo corta incluso con una pizca de humor.