viernes, 24 de enero de 2014

El ser humano está hecho para la fidelidad según estudio científico


Leyendo un reciente boletín del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia me encuentro con una interesante reseña acerca de un estudio que apunta a que la naturaleza humana estaría condicionada a la fidelidad conyugal. Obviamente esto "ya lo sabía" pero no que también haya estudios científicos, concretamente neurológicos, no hacen sino alegrarse por estos descubrimientos humanos en un tiempo en que vale la pena redescubrir estas cosas. La nota es ésta:

***

Las investigaciones en el campo de la neurología han tenido en las últimas décadas un gran desarrollo. El estudio del cerebro y su actividad están siendo objeto de nuevos descubrimientos que ayudan a explicar el comportamiento humano.

Un tema que ha despertado interés, es el reducido número de mamíferos que son monógamos.

Los investigadores, de la Bonn University Medical Center en Alemania, en un artículo publicado en PNAS (November 25, 2013, dol:10.1073/pnas.1314190110), se apresuran a señalar que la monogamia no está muy extendida en los mamíferos pero que los seres humanos con frecuencia presentan este rasgo.
Ahora, el Dr. René Hurlemann , médico jefe ejecutivo del Centro Médico de la Universidad de Bonn , señala que “un papel importante en la unión de la pareja se debe a la hormona oxitocina , que es secretada en el cerebro. ”

Para investigar los efectos de esta hormona más de cerca , el Dr. Hurlemann y su equipo, en colaboración con investigadores de la Universidad Ruhr de Bochum, en Alemania y en la Universidad de Chengdu, en China, mostraron las fotos de sus respectivas parejas a 40 hombres heterosexuales que tenía una relación estable.

Al mismo tiempo, se les administró a unos una dosis de oxitocina y a otros placebo, a través de un aerosol nasal.

A su vez, los investigadores analizaron la actividad cerebral de los participantes con la tomografía de resonancia magnética funcional.

El autor principal, Dirk Scheele dice que cuando los sujetos “recibieron oxitocina en lugar del placebo, las regiones del cerebro donde piensan se localizan el sistema del placer y el deseo, se activaron considerablemente al ver la foto de su pareja, a la vez que la percibían más atractiva que otras fotos de mujeres mostradas, para un tercero tan atractivas como la de la pareja.

En pruebas posteriores, los científicos analizaron si la oxitocina tiene un efecto similar cuando los sujetos miraban fotos de conocidas y compañeras de trabajo, con el fin de determinar si la familiaridad aumenta la activación del sistema del placer y el deseo a la luz de la oxitocina, el resultado fue negativo. En otras palabras, la familiaridad no es suficiente para impulsar el efecto de unión de la oxitocina. Deben ser parejas estables de enamorados.

El Dr. Hurlemann añade: “Esto también podría explicar por qué la depresión de la gente cae ante el luto o después de una separación: por la falta de secreción de oxitocina, con lo que le faltaría estimulación al sistema del placer y el deseo del cerebro.”

Nos parece que el experimento indica como la naturaleza humana está condicionada para que el hombre que opte por fidelidad conyugal pueda vivirla con mayor alegría y plenamente. (“Oxytocin: the monogamy hormone?” 26/11/2013 Medical News Today).