martes, 25 de febrero de 2014

Concluye el Capítulo General de los Legionarios de Cristo: «Los legionarios han redescubierto su vocación misionera y apostólica», dice Card. De Paolis

Al final de la misa de clausura los legionarios ofrecen un aplauso
como signo de agradecimiento al Card. De Paolis.
La Legión de Cristo ha concluido su Capítulo General Extraordinario este martes 25 de febrero tras dos meses de trabajo con una Misa de Acción de gracias en el Centro de Estudios Superiores de la congregación en Roma. La ceremonia ha estado presidida por el Cardenal Velasio De Paolis, acompañado por el nuevo Gobierno de la Legión, los padres capitulares y los legionarios de Cristo y amigos.

La conclusión del Capítulo marca el final de una etapa del proceso de renovación indicado por la Santa Sede, y un nuevo inicio para la Legión de Cristo, “un futuro lleno de esperanza”, ha dicho el Cardenal en su homilía, que ha invitado a los legionarios a reemprender con alegría el camino: “No se cansen de obrar el bien por el Reino de Cristo”.

El Capítulo General tenía como tareas principales la elaboración de unas nuevas Constituciones y elegir un nuevo Gobierno general y ha completado los objetivos que le había marcado la Santa Sede. La congregación hará públicos próximamente los documentos finales con las orientaciones para los próximos 6 años. Una vez que se reciba la aprobación de la Santa Sede, también se dará a conocer el nuevo texto constitucional. En su homilía, De Paolis ha asegurado que los legionarios “se han colocado delante del misterio de Cristo en sus vidas de una manera nueva, generosa y valiente” y ha exclamado que “han experimentado de nuevo el gozo de su vocación misionera y apostólica; han redescubierto su ‘sí’ a la vocación legionaria; han rehecho y experimentado en modo nuevo la alegría de pertenecer a Cristo y de anunciarlo con todas sus fuerzas y con toda su vida al mundo”.
Vista de la capilla del Centro de Estudios Superiores durante
la misa de clausura.

El Delegado Pontificio, que ha acompañado a la legión de Cristo durante estos tres años de renovación, ha afirmado que “los legionarios se reencuentran así en el corazón del mundo y de la Iglesia para instaurar todas las cosas en Cristo, para trabajar junto a los hermanos laicos y a los hermanos consagrados y consagradas en el Regnum Christi”, y que este proceso “ha sido un amplio examen de conciencia que ha recorrido profundamente la vida de la Legión, comprometiéndola para un futuro lleno de esperanza”.

Carta conclusiva del Capítulo General

Los 61 padres capitulares también han expresado en una carta final que “el Capítulo General ha sido un paso importante en el camino de renovación que emprendimos de la mano del Delegado Pontificio por mandato del Papa Benedicto XVI y que hemos hecho nuestro”, y que “concluido el Capítulo, prosigue nuestro camino de servicio al Reino de Cristo con renovado entusiasmo evangelizador”.

En la misiva se da cuenta de los objetivos logrados durante los dos meses de trabajo que comenzaron el 8 de enero. El Capítulo General ha cumplido las tareas previstas e indicadas por la Santa Sede de afrontar el pasado con decisión, elegir nuevo gobierno, elaborar unas nuevas constituciones y marcar las tareas principales para el gobierno de los próximos 6 años.

Afrontar el pasado con decisión, y compromiso con el futuro

En primer lugar, el Capítulo General Extraordinario, que representa a todos los legionarios, se pronunció de forma conclusiva el pasado 6 de febrero con un mensaje sobre su fundador en el que se pedía perdón a todas las víctimas, y se apuntaban los avances en el camino de renovación. “Hemos pedido perdón a Dios y a quienes han sufrido por estos hechos y renovamos nuestro compromiso de poner los medios para que no se repitan en el futuro”, afirman los padres capitulares.
En la misa de clausura estuvo presente el padre Álvaro Corcuera, LC,
director general emérito, y el padre Eduardo Robles Gil, L.C., nuevo
director general de los legionarios de Cristo y el Regnum Christi.


Nuevo Gobierno General y nuevas Constituciones

En segundo lugar, el Capítulo General ha elegido nuevo Gobierno General: “Agradecemos al Papa Francisco, que haya querido confirmar las elecciones hechas por el Capítulo y nombrar a dos miembros del consejo”, reconoce el Capítulo.

En tercer lugar, se ha concluido la redacción de unas nuevas Constituciones, en cuya elaboración han participado todos los legionarios del mundo desde hace 3 años: “Son el documento más importante del Capítulo General, y expresan el carisma de la congregación”, explica el portavoz internacional, P. Benjamín Clariond. “Se entregarán al Papa Francisco, y serán públicas una vez reciban su aprobación. En los próximos días, se harán llegar a los legionarios de Cristo para su estudio y conocimiento, pero entrarán en vigor una vez aprobadas”, apunta.

Retos y cauces para un nuevo inicio de la Legión de Cristo 

Algunos de los sacerdotes legionarios que participaron en el capítulo general.
Por último, Legión de Cristo ha realizado un análisis de los retos para los próximos años, y ha dado las indicaciones al nuevo Gobierno sobre las tareas principales que deberá acometer en el próximo sexenio. Los comunicados del Capítulo –además de las Constituciones-, establecen en este sentido los cauces y prioridades de la nueva etapa que inicia la congregación, y se publicarán a lo largo de la presente semana en el sitio web oficial del Capítulo. En este sentido, el Capítulo General ha aprobado 8 comunicados sobre temas fundamentales: Identidad carismática de la Legión de Cristo, la Legión en el Regnum Christi, orientaciones sobre la formación legionaria, el gobierno de la Legión, la administración, la pobreza, la renovación apostólica, La vida fraterna en común, La vida litúrgica y los actos de piedad.

Los padres capitulares explican que estos documentos “nos darán las pautas y principios que nos orienten para vivir nuestra vocación” y exhortan a todos los legionarios “a buscar hacerlos vida en sus circunstancias concretas para bien de los hombres y de la Iglesia, con mucho realismo y confianza en la gracia de Dios, con un corazón y mente renovados”.

Anexos: