viernes, 21 de febrero de 2014

La protesta ha terminado: el video-mensaje del Papa Francisco a los protestantes grabado con un iPhone

En la historia anecdótica del papado y lo multimedia hemos visto al primer Papa que habló por radio (Pío XI), al primer Papa que escribió un mail (Juan Pablo II), al primer Papa en lanzar un tuit (Benedicto XVI) y al primer Papa en participar en un selfie (Papa Francisco). Pero Francisco parece querer "primerear" en otros ámbitos del mundo digital.

Se ha hecho público el video-mensaje que el Papa ha enviado a protestantes estadounidenses y que fue captado con un iPhone. ¿De quién era el iPhone? De un obispo protestante (concretamente pentecostal) que Papa Francisco conocía desde hace tiempo. El video está en italiano y lleva subtítulos en inglés. Es éste:


Este video fue proyectado en un encuentro de protestantes pentecostales. Antes de pasarlo al auditorio el obispo protestante afirmó: "The protest is over!" ("¡La protesta se acabó!"). Dada la naturaleza del mensaje del Papa (un llamado a la unidad entre todos los cristianos) y el medio elegido para hacerlo (lo más popular que se pueda encontrar; y por popular quiero decir que es el medio ordinario más habitual usado por muchos), es claro que más allá de la novedad está una nueva manera de acercamiento que borra (para bien) la línea de los institucional y da ese cariz de proximidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.