miércoles, 19 de marzo de 2014

La aportación de Benedicto XVI al "magisterio de la entrevistas" de Papa Francisco

Foto de la primera ocasión en que se encontraron Benedicto XVI y Francisco en 2013.
En últimas fechas se ha hablado acerca de un hecho anecdótico en torno a las aportaciones que Benedicto XVI realizó, por petición de Papa Francisco, a la entrevista que éste concedió al director de La Civiltà Cattolica. La anécdota tenía un sesgo de "leyenda urbana" pero es algo tan real como que pasó. Lo contó el actual prefecto de la casa pontificia, el arzobispo Georg Gänswein, quien funge contemporáneamente también como secretario privado del papa emérito, en una entrevista al canal ZDF de la televisión alemana. La pregunta y respuesta específicas fueron las que siguen (traducción libre al español del original en alemán seguramente mejorable dado que no es mi lengua madre):
¿Cómo es el contacto entre los dos Papas?
Hay contacto y también se escriben el uno al otro. Te puedo contar una bonita historia. El Papa Francisco concedió una larga entrevista al jesuita padre Spadaro, que es el director de la revista jesuita más importante, «La Cività Cattolica», y que fue publicada en agosto, así que el padre Spadaro le dio al Papa Francisco el primer número de esa revista, el Papa me la dio a mí y me dijo que la llevase al Papa Benedicto XVI, para pedirle que la lea y anote cualquier crítica que pueda tener en la primera página después de la tabla de contenido que estaba en blanco.
Así que eso es lo que hice. Tres días más tarde (el Papa Benedicto) me dijo que había escrito cuatro páginas (no a mano, por supuesto, sino dictadas a la hermana Birgit), no dentro de la revista, sino en una carta. Y él me pidió que le diese esa carta al Papa Francisco. ¡De modo que había hecho sus deberes! Él (el Papa Benedicto XVI) había leído y -obligado por la solicitud de su sucesor- había escrito algunas reflexiones y observaciones sobre ciertas afirmaciones y preguntas en las que él pensó que algún comentario adicional podría realizarse en otro contexto. ¡Por supuesto no voy a decir a que se refería pero eran ciertamente interesantes! Para volver a la pregunta: hay un animado intercambio entre ellos, por escrito y por supuesto, por teléfono, en los cumpleaños y en los santos. Para el cumpleaños del Papa Francisco, el 17 de diciembre, él quería invitar al Papa Benedicto XVI para el almuerzo en Santa Marta, pero se pospuso hasta después de Navidad, porque en ese momento Santa Marta estaba muy lleno y, como usted sabe, el Papa Francisco come en el comedor en Santa Marta y con toda esta gente, al ver en el almuerzo a dos Papas juntos, ¡no es fácil de “digerir” para todo el mundo!
Creo que este hecho refleja muy bien la relación eminentemente cordial entre el papa emérito y el reinante. Más allá de cualquier otra especulación. Ojalá que Francisco también pida consejo a Benedicto XVI sobre el tema del próximo sínodo de octubre de 2014 sobre la familia. Por si interesa, el video completo de la entrevista en alemán puede verse en este enlace.