jueves, 3 de abril de 2014

Cómo cristianizar las redes sociales con creatividad


Hace algunas semanas me entrevisto la jefa de información del Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México, Miriam Apolinar, para el semanario Desde la fe. La entrevista giraba en torno al tema de la evangelización en internet y por medio de internet. A continuación ofrezco el texto que publicaron en base a la entrevista realizada. También aprovecho para agradecer el interés por mi opinión al respecto. Siendo el semanario Desde la fe la publicación católica de mayor impacto nacional en la República Mexicana (650 mil ejemplares insertados cada semana) este artículo sigue comprometiendo a dar lo mejor de uno mismo en este quehacer en la web.


***



Frente a las grandes ventajas del internet, desde hace tiempo la Iglesia Católica ha decidido incursionar en este medio, utilizando las redes sociales para impulsar la Nueva Evangelización,pero sobre todo, para estar más cerca de aquellos que son parte de esa cultura digital, de manera especial los jóvenes, que están sumergidos en la experiencia de estas nuevas tecnologías.

Promover una cultura de respeto, diálogo y amistad a través de estas herramientas digitales es el reto de aquellos que deciden “Evangelizar on line”, pero ¿es fácil ser un evangelizador en el ámbito virtual? ¿qué tipo de acciones debe tomar un administrador para alcanzar su objetivo? ¿somos capaces de comunicar el rostro de la Iglesia desde un celular o una computadora?

En entrevista para Desde la fe, el religioso Jorge Enrique Mújica, quien es especialista en nuevas tecnologías, explica los pros y contras de ser un “Evangelizador 2.0”, como también se les conoce, ya que “las redes sociales aún representan un desafío para la Iglesia Católica, pero también una gran oportunidad para difundir su mensaje y las buenas noticias en favor de la persona, de su dignidad, de la vida y de mejores condiciones de existencia”.


Mújica–quien durante una década ha realizado una impresionante labor pastoral en el ciberespacio–, explica que no ha sido tarea fácil “emigrar” al “sexto continente”, como se le llama al internet, ya que las nuevas generaciones se “refugian” cada vez más en estos nuevos sitios para compartir ideas, informaciones, opiniones, y donde además nacen nuevas relaciones y formas de comunidad.

“Hoy también vamos al encuentro de quienes pueblan este ‘nuevo continente’, si bien es verdad que los métodos y lenguaje han cambiado para la nueva evangelización en el contexto digital, es necesario que como Iglesia no permanezcamos ajenos y tomemos estos métodos y expresiones para anunciar la Buena Nueva en todo sentido”, explicó.

Ser “Evangelizadores 2.0” va acompañado de una buena intención, pero sobre todo, de una adecuada preparación, ya que la publicación en cualquier red social, ya sea en Facebook o Twitter, (las más comunes) debe responder a estas cinco preguntas: ¿es verdad?, ¿ayuda?, ¿inspira?, ¿es necesario?, ¿es amable?

“Evidentemente en esto también va implícita la creatividad para presentar del mejor modo posible el mensaje y, sobre todo, el reto formativo no sólo para decir cosas simpáticas, sino para decir la verdad. No hay que partirse la cabeza pensando en miles de tácticas nuevas: se puede aprovechar lo ya existente, purificándolo, si es necesario, y elevándolo”, añadió.

El religioso Mújica exhorta a los “misioneros digitales” a no ser protagonistas en el mensaje: “lo más importante es no perder de vista que el mensaje es Jesús, no nosotros. Debemos ser puentes en esta nueva cultura del encuentro, desde cualquier dispositivo electrónico, pero que fomente e impulse un compromiso personal, social y religioso”.

El experto recomienda ser coherente con lo que se vive y se ‘postea’, “porque quien lo vive primero, lo experimenta, y después lo comparte, pero no como una estrategia de marketing, sino como quien actúa de cara a Dios, con naturalidad. Quien habita la red no tiene que poner imágenes religiosas, versículos de la Biblia o frases de los santos todos los días”, declaró.

Cabe destacar que en su mensaje para la XLVIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, el Papa Franciscoha instado a los sacerdotes y laicosa llevar el Evangelio con un nuevo ardor, métodos y expresiones. En este sentido, el religioso Enrique Mújica remarcó que el mensaje no puede cambiar, lo que tiene que cambiar, en cierta forma, son los métodos, las expresiones.

“No basta estar conectados y perder el tiempo, el internet evoluciona a un ritmo acelerado, las tecnologías se mueven, pero el Mensaje de Cristo es eterno. “Cristianizar” el ambiente digital con creatividad, es lo que se tiene que hacer, como lo ha hecho la Iglesia a lo largo de los siglos”.

Así pues, las redes sociales se convierten cada vez más en parte del tejido de la sociedad, en cuanto que unen a las personas en virtud de ciertas necesidades fundamentales, por lo que los estilos de comunicación tienden a innovarse, pero a diferencia de todos los operadores, un “Evangelizador on line”debe hacerlo con alegría, pensando en el bien común del prójimo.

“No se es más católico por poner más o menos cosas religiosas en el perfil personal, la tarea de quienes nos dedicamos a propagar el Evangelio por la web es hacer el bien a los individuos y a la sociedad; quienes las usan deben evitar compartir palabras e imágenes degradantes para el ser humano, y excluir por tanto lo que alimenta el odio y la intolerancia”.