sábado, 4 de octubre de 2014

El matrimonio en la Iglesia del Papa Francisco (según los medios de comunicación)


«Cinco cardenales se revelan abiertamente contra Francisco». Este era el titular del periódico El Mundo, uno de los más importantes a nivel habla hispana, el pasado 17 de septiembre de 2014. El titular decía relación con un libro sobre la indisolubilidad del matrimonio publicado por la editorial estadounidense Ignatius Press («Permanecer en la verdad de Cristo. Matrimonio y comunión en la Iglesia católica») gracias a las colaboraciones de los cinco purpurados.

Como el libro apareció en el contexto del sínodo sobre la familia, pronto se empezó a especular que al Papa le había molestado la obra pues –afirmaban– no era esa la línea que quería seguir. Todos lo decían pero nadie refería cómo lo habían sabido o quién se los había dicho.

Más allá de este caso puntual, el titular es parte de algo más impresionante: la excesiva atención que ha generado el sínodo extraordinario sobre la familia que durante buena parte de octubre de 2014 se celebrará en el Vaticano.

Un estudio realizado por 3rdPlace.com para Aleteia.org («The Synod of the Bishops on the family. Web listening analysis») muestra que de septiembre de 2013 a septiembre de 2014 se ha dado un interés especial al sínodo en los media digitales: más de 1,162,143 menciones, noticias y conversaciones se han generado en la web durante ese periodo. El análisis se basa sólo en las menciones realizadas en lengua inglesa.

Los resultados evidencian que Norteamérica (53%) es la zona donde más se ha hablado del sínodo, seguido de Europa (21%), Asia (10%) y África (4%). Por países, Estados Unidos se coloca a la cabeza, seguido de Gran Bretaña y Nueva Zelanda.

Para ver en mejor tamaño haga doble clic en la imagen.

¿Pero exactamente cuánto, cuándo y en dónde se ha hablado del sínodo en la red? Los portales de noticias acaparan el 32% del total de menciones, después vienen los foros con 30%, seguido de las redes sociales, con 25%, para finalmente quedar los blogs con un 13%.

Los momentos «pico» en que a nivel mundial más se habló del sínodo fueron octubre de 2013, noviembre de 2013 y febrero de 2014.


Tanto medios de orientación católica como portales generalistas han reservado amplios espacios al sínodo. Los diez portales católicos considerados en la categoría «news» que más han tocado el tema (un 75% del 100% total en esta categoría) son Catholic News Agency, National Catholic Register, Pantheos.com, Catholic.net, NZ Catholic Newspaper, National Catholic Reporter, US Catholic, Catholic Culture, Catholic World Report y Catholic online.

Los medios generalistas considerados en la categoría «news» (15% del 100% total en esta categoría) son The Huffington Post US, Big News Network, Examiner, Yahoo! News US, The Huffington Post UK, Yahoo! News AU, CNSNews, Yahoo! News UK&IR, Yahoo! News AU y Otago Daly Times. Finalmente, el 8% restante de esta categoría lo comparten periódicos como The Telegraph, ABC News (USA), The Times, Herald Scotland, The Washington Times, The Guardian, International Herald Tribune, Daily Mail, USA Today y National Post (un 2% más se distribuye en medios locales de menor relevancia).

En la categoría «foros», el 46% de las discusiones se llevaron a cabo en foros de orientación religiosa: Catholic Answers Forum, Christian Forums, Religious Forums, Theology Online Forums, Irish Catholic´s Forum, Catholic Discussion Forums, Catholic Community Forum, Catholics Online Forum, Arian Catholic Theological Society (ACTS) Forums y Traditional Catholic Forum. Los foros generalistas acapararon el 33% de la conversación: Free Republic Forum, Reddit, Gaia Online Forum, CafeMom, Topix, Debate Politics Forum, US Message Board Forum, MMO-Champion Forum y Nairaland Forum. De forma exclusiva, Yahoo! Answers logró un 21% de todas las discusiones generadas en la categoría «fórum».

El tercer rublo de donde proceden las menciones sobre el sínodo en la web son las redes sociales. Para una mejor sistematización, el análisis «The Synod of the Bishops on the family. Web listening analysis» subdivide esta categoría en tres: Twitter (42% del 100% total en esta clase), Facebook (35%) y YouTube (23%).


En Twitter las cuentas que más han hablado del sínodo han sido la oficial del Vaticano, seguida de las de Religion News Service, Christianity Today, American Catholic, Rome Reports, National Catholic Register, The Huffington Post Religion, Catholic News Agency, Womens Ordination Conf, EWTN, Gerard O´Conell, Catholic News Service, Diocese of Lancaster, Catholic Site y Catholic News Live.

En Facebook las 10 fanspage que más han hablado del sínodo han sido las de Catholic News Agency, Christianity Today, National Catholic Register, Catholic Online, Rome Reports, Catholic News Service, LifeSiteNews.com, HuffPost Religion, Fr. James Martin, SJ y Catholic World Report.

En YouTube los 10 videos sobre el sínodo con más visualizaciones pertenecen a The Remnant video, Vatican (Centro Televisivo Vaticano), RomeReports (5 de los diez videos), Salt and Light y al canal del Fr. Paul Nicholson.

Finalmente, en la categoría de blogs, las bitácoras que más han tratado el tema del sínodo son AmericanCatholic, One News Page, A Catholic life, Faithfulnews.com, Young Adult Catholics, Aggie Catholics, CatholiCanada.com, Blogspot Guardian y RedState.com.

Como conclusión, el análisis muestra que los tópicos asociados al sínodo sobre la familia en internet son: 1) divorcio, nuevo matrimonio y posibilidad de acceder a la comunión eucarística (34% del total), 2) visión cristiana del matrimonio (30% del total), 3) control de la natalidad y postura de la Iglesia católica (15% del total), 4) aborto (9% del total), 5) matrimonio gay y adopción por parte de parejas homosexuales (8%), 6) cohabitación antes del matrimonio (3%) y 7) cómo la pedofilia ha hecho perder credibilidad a la Iglesia (1%).

Como se puede advertir, el sínodo ha quedado mayoritariamente asociado al tema del matrimonio y éste, a su vez, al de los divorciados vueltos a casar y su acceso a la comunión eucarística. ¿Cómo se llegó a esto?

***

Fue en la entrevista durante el vuelo de regreso de Brasil, a finales de julio de 2013, cuando el Papa Francisco tocó por primera vez este tema. Gianghido Vechi, de Il Corriere della Sera, le formuló una pregunta sobre la posibilidad de cambio en la Iglesia respecto a la administración de los sacramentos a las personas divorciadas y vueltas a «casar».


Papa Francisco explicó el pensar de la iglesia ortodoxa, en contraste con el de la católica, y luego contextualizó el problema sobre el que se le preguntaba diciendo: «se debe estudiar en el marco de la pastoral matrimonial». Dijo también que el tema de la pastoral matrimonial sería uno de los que trataría con el Consejo de Cardenales y, a continuación, relató la manera como esto también se llevaría a un sínodo:
«[…] estuvo conmigo el Secretario del Sínodo de los Obispos para el tema del próximo Sínodo. Era un tema antropológico, pero hablando y hablando, yendo y viniendo, hemos visto este tema antropológico: la fe como ayuda a la planificación de la persona, pero en la familia, y tratar por tanto sobre la pastoral matrimonial. Estamos en camino hacia una pastoral matrimonial más profunda. Y esto es un problema que afecta a todos, porque hay tantos implicados, ¿no? Por ejemplo, les digo uno solamente: el cardenal Quarracino, mi predecesor, decía que para él la mitad de los matrimonios eran nulos. Pero ¿por qué lo decía? Porque se casan sin madurez, se casan sin darse cuenta que es para toda la vida, o se casan porque socialmente se deben casar. Y en esto entra también la pastoral matrimonial. Y también el problema judicial de la nulidad de los matrimonios, esto se debe revisar, porque los Tribunales eclesiásticos no bastan para esto. Es complejo, el problema de la pastoral matrimonial».
Dado que la entrevista tocó diversos temas de interés (y además, en buena medida, constituía una novedad sea por el tiempo que el Papa dedicó a los periodistas, sea por la libertad que les concedió para preguntarle lo que quisieran), fue hasta octubre de 2013 que la cuestión se convirtió en tópico gracias a la publicación del cuestionario de 38 preguntas que la Santa Sede mandó a los episcopados del mundo para consultarles sobre el estado actual de la familia y el matrimonio según las diferentes experiencias geográficas y culturales. Fue en ese mismo mes que se hizo oficial el tema para el sínodo extraordinario: «Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización».

En enero de 2014 los obispos alemanes, los obispos suizos y los obispos austriacos hicieron públicos los resultados de las encuestas. El contraste entre lo que la Iglesia enseñaba y los creyentes pensaban mostraban un panorama que apuntaba a la «necesidad» de acomodamiento de la doctrina en pro de la satisfacción de la ya entonces interesada e implicada opinión pública.

Unas semanas más tarde, el 20 de febrero de 2014, sería el cardenal alemán Walter Kasper, ex presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, quien lograría despertar un inicial debate intra-eclesial gracias a su intervención en el consistorio de cardenales. Fue la única intervención en el aula del sínodo y contaba con el beneplácito del Papa Francisco.

Quien ha podido leer la relación (inicialmente publicada en el periódico italiano Il Foglio, sin permiso del Cardenal Kasper, y luego convertida en libro, «Il vangelo della familia», estampado por la editorial Queriniana y ahora sí con su permiso, incluso con algunos añadidos) se da cuenta que la relación no se dedica a tratar exclusivamente la cuestión de la comunión a los divorciados vueltos a casar. Sin embargo, hacia el final, el autor propone dos puntos específicos que han sido los que la opinión pública ha terminado por asumir como centrales para el sínodo y casi, casi como su razón de ser: 1) para que un matrimonio sea válido debe haber fe en lo que el matrimonio católico significa, si esto no existe, aunque se siga la forma canónica, muchos «matrimonios» en realidad no lo son. Visto esto, los obispos podrían encomendar a sacerdotes experimentados un juicio sobre la validez del matrimonio de modo se sigan procedimientos espirituales y pastorales, más que jurídicos, para reconocer la nulidad. 2) Para el caso de los matrimonios que lo son a todos los efectos pero que se han roto de modo irrevocable, volviéndose a uno o los dos cónyuges, siguiendo una supuesta práctica de los primeros grandes pensadores cristianos, análoga a los ortodoxos hoy en día, debería permitirse el acceso a la comunión eucarística.

Las reacciones posteriores de diversos cardenales, ya en entrevistas, conferencias o artículos, mostraron que el sentir y pensar del Cardenal Kasper era más bien minoritario. Desde entonces, visto que la parte más polémica de la relación se había filtrado a la prensa, que el Papa había elogiado al relator (no la relación), que había opiniones encontradas entre los purpurados y, sobre todo, interés público por seguir el estado de las cosas, fueron multitud los periodistas que se han dado a la tarea de ahondar en opiniones que han terminado por reflejar una división entre progresistas y conservadores, es decir, una simplificación de la cuestión a términos políticos.

De esta manera el Cardenal Kasper ha intervenido en decenas de periódicos, revistas y programas de radio y televisión (America Magazine, Famiglia Cristiana, Avvenire, Radio Vaticana, Commonweal, Associated Press, La Stampa, La Nación, etc.). Otro tanto han hecho, aunque con una opinión diversa y con menos visibilidad, los cardenales Carlo Cafarra, Velasio de Paolis, George Pell, Gherard Müller, Angelo Scola, Marc Oullet, Burtke o Brandmüller, por mencionar sólo algunos.

Entre tanto, intelectuales católicos han hecho también su contribución al debate: en su edición de agosto de 2014 la revista Nova et vetera (http://nvjournal.net), de los dominicos estadounidenses, publicó un artículo científico en el que abordan y contestan con rigurosidad los puntos principales del pensamiento del Card. Kasper. Otro tanto hizo el número de verano de 2014 de la revista internacional de teología Communio («Marriage: Theological and Pastoral Considerations», en http://www.communio-icr.com/). En la víspera del inicio del sínodo extraordinario, 48 intelectuales y líderes católicos y protestantes de diferentes países y centros universitarios dirigieron una carta abierta al Papa Francisco, a los cardenales y obispos que participarán en el sínodo, para invitarles a que la asamblea sea la oportunidad para expresar verdades eternas sobre el matrimonio (véase http://www.marriagecommitment.com/).

En una dirección más bien afín a las ideas del Cardenal Kasper fueron America Magazine, publicación que ha mostrado su sintonía ideológica con el presidente emérito del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos. También en la víspera del inicio del sínodo extraordinario La Civiltá Cattolica (n° 3943 del 04/10/2014) publicó su tradicional número quincenal pero con una particularidad: tres artículos dedicados al tema del sínodo de los cuales uno («Matrimonio e “seconde nozze” al Concilio di Trento») resulta más bien problemático.

En el recorrido cronológico de los pasos hacia el sínodo extraordinario sobre la familia de octubre de 2014, otro momento importante fue la publicación del Instrumento de trabajo («Instrumentum laboris»), el 26 de junio de 2014. Se trata de un texto con 159 puntos que recoge y sintetiza las respuestas de los episcopados y otros grupos a las preguntas preparatorias para ese sínodo en particular. Por último, el 9 de septiembre de 2014 se daba a conocer la lista completa de los participantes en el sínodo sobre la familia. Los nombres de los invitados evidenciaba la inclusión de personalidades de las más variadas sensibilidades teológicas y pastorales.

***

Ante todo esto, ¿cuál es el pensamiento del Papa Francisco sobre el tema con el que ha terminado por identificarse al sínodo, con los debates entre cardenales y qué era, en realidad, lo que estaba a la base de la convocación de esa asamblea?

Fue en otra entrevista, esta vez el director del diario italiano Il Corriere della Sera, Ferrucio De Bortoli, que Papa Bergoglio explicó más detenidamente de qué iba a tratar el sínodo extraordinario de 2014 y cuál era su génesis (cf. Entrevista al Papa Francisco, 14.03.2014).

Interrogado por De Bortoli sobre si había que esperar grandes novedades acerca de la doctrina de la Iglesia sobre familia dado que muchas cosas «han cambiado» desde el último documento magisterial de Juan Pablo II y, además, el mismo Francisco dijo que había que ayudar a los divorciados, la respuesta del Papa fue:
«Es un largo camino que la Iglesia debe completar. Un proceso que quiere el Señor. Tres meses después de mi elección, me fueron sometidos los temas para el sínodo, y nos propusimos discutir sobre cuál es el aporte de Jesús al hombre contemporáneo. Pero al final, gradualmente -que para mí es un signo de la voluntad de Dios-, se decidió discutir sobre la familia, que atraviesa una crisis muy seria. Es difícil formar una familia. Los jóvenes ya no se casan. Hay muchas familias separadas, cuyo proyecto de vida común fracasó. Los hijos sufren mucho. Y nosotros tenemos que dar una respuesta. Pero para eso hay que reflexionar mucho y en profundidad. Es eso lo que están haciendo el consistorio y el sínodo. Hay que evitar quedarse en la superficie del tema. La tentación de resolver los problemas desde la casuística es un error, una simplificación de cosas profundas. Es lo que hacían los fariseos: una teología muy superficial. Y es a la luz de esa reflexión profunda que podrán afrontarse seriamente las situaciones particulares, también la de los divorciados».
De Bortoli pregunta inmediatamente después sobre la división generada entre los cardenales tras la relación del Cardenal Kasper en el consistorio de febrero de 2014. Así respondió el obispo de Roma:
«El cardenal Kasper hizo una hermosa y profunda presentación, que muy pronto será publicada en alemán, en la que aborda cinco puntos, el quinto de los cuales es el de las segundas nupcias. Más me hubiese preocupado que en el consistorio no se desatara una discusión intensa, porque no habría servido de nada. Los cardenales sabían que podían decir lo que quisieran, y presentaron puntos de vista diferentes, que siempre son enriquecedores. El debate abierto y fraterno hace crecer el pensamiento teológico y pastoral. Eso no me atemoriza. Es más: lo busco».
***

Es evidente que en el ideario intra y extra eclesial el sínodo sobre la familia ha quedado asociado, con más o menos acentos, a que la Iglesia va a decidir si dar o no la comunión a los divorciados vueltos a casar. Naturalmente es un tema que se tocará pero que no es, ni por asomo, el punto principal de la asamblea. De hecho, se sabe poco que este sínodo extraordinario (el tercero con carácter «extraordinario» desde que Pablo VI los instituyó en septiembre de 1965, o sea hace casi 50 años) es sólo una etapa de preparación para el Sínodo Ordinario que sobre el mismo tema de la familia se efectuará en 2015.

El análisis «The Synod of the Bishops on the family. Web listening analysis» pone de relieve otros puntos no menos importantes que, aunque no menciona el estudio, se pueden obtener tras una reflexión a partir de los datos: por un lado, las noticias son el principal vehículo por el que las personas han llegado a asociar los tópicos «sínodo-divorcio-nuevo matrimonio-comunión eucarística». Dado que los portales de orientación católica son los principales generadores de todo esto (75% del total, según el análisis), son ellos los que están informando (para bien o para mal, sembrando o no expectativas) al público católico. Es un público que tras leer las noticias comparte los enlaces en sus propios perfiles personales de redes sociales aumentando así exponencialmente el alcance original de lo leído.

La alta participación en las discusiones mediante los foros (30% del total) muestra también que a un nivel «de base» hay un elevado interés por participar en las deliberaciones, conocer más acerca del tema o expresar los propios puntos de vista. En este sentido, los foros son «lugares» óptimos para calibrar el sentir directo de los creyentes en la red, al menos de quienes se interesan para exponerlas por esos canales. Sin embargo, los datos del análisis evidencian también que los foros no confesionales son sitios donde la discusión en torno al sínodo no es mucho menor (46% de los confesionales contra 33% de los no confesionales al que hay que sumar el 21% de Yahoo! Answers). Este dato puede indicar que los foros son especiales ámbitos de discusión para los no católicos sobre temas eclesiales de especial relevancia.

El rublo «redes sociales» del estudio muestra un dato en sintonía con el del rublo de las «noticias»: tanto en Facebook como en Twitter y YouTube son los medios de orientación católica los que más están hablando del sínodo. El rublo «blogs» refleja una diversificación mayor entre bitácoras de cariz confesional y otras de medios generalistas.

Es verdad que las intervenciones de eclesiásticos en los medios de comunicación, sea para manifestar adhesión al pensamiento del Cardenal Kasper, sea para rechazarlo, han terminado por presentar a la opinión pública una suerte de conflicto de intereses en el seno de la Iglesia. Por un lado habría que comprender que las ideas del cardenal Kasper en realidad no son nuevas. Las había presentado y precisado ya en el año 2005 (véase «Precisiones del cardenal Kasper sobre el tema de los divorciados vueltos a casar», 28.11.2005) y, por tanto, son conocidas por sus colegas. Por otra parte, si un periodista interroga a un cardenal u obispo en este momento lo hace porque toda manifestación de apoyo o rechazo contribuirá a la generación de titulares y, en consecuencia, al consumo de las noticias. Desde que existe la prensa, tal vez en ningún otro momento de la historia la Iglesia católica había gozado del interés popular por su vida, doctrina y futuro.

El 3 de octubre de 2014 se ofreció un briefing en la sala de prensa de la Santa Sede para presentar el sínodo sobre la familia a la prensa. De cara a los medios de comunicación se informó que cada día del sínodo se les ofrecerían briefings con la participación de algún padre sinodal. También se habló de la página web especial creada por el Vaticano y en la que se podrán encontrar entrevistas, textos y otros medios para la profundización (http://synod14.vatican.va/). Twitter, finalmente, es la red social elegida para transmitir en tiempo real síntesis y noticias sobre el sínodo. El hashtag oficial es #prayforsynod.

***

El 14 de febrero de 2013 Benedicto XVI tuvo un interesante coloquio con los sacerdotes de la diócesis de Roma. Ahí les habló de la fuerza del «concilio virtual» que crearon los medios de comunicación frente al «Concilio real» durante el Concilio Vaticano II:
«Sabemos en qué medida este Concilio de los medios de comunicación fue accesible a todos. Así, esto era lo dominante, lo más eficiente, y ha provocado tantas calamidades, tantos problemas; realmente tantas miserias: seminarios cerrados, conventos cerrados, liturgia banalizada… y el verdadero Concilio ha tenido dificultad para concretizarse, para realizarse; el Concilio virtual era más fuerte que el Concilio real. Pero la fuerza real del Concilio estaba presente y, poco a poco, se realiza cada vez más y se convierte en la fuerza verdadera que después es también reforma verdadera, verdadera renovación de la Iglesia. Me parece que, 50 años después del Concilio, vemos cómo este Concilio virtual se rompe, se pierde, y aparece el verdadero Concilio con toda su fuerza espiritual. Nuestra tarea, precisamente en este Año de la fe, comenzando por este Año de la fe, es la de trabajar para que el verdadero Concilio, con la fuerza del Espíritu Santo, se realice y la Iglesia se renueve realmente. Confiemos en que el Señor nos ayude. Yo, retirado en mi oración, estaré siempre con vosotros, y juntos avanzamos con el Señor, con esta certeza: El Señor vence».
Fue en aquel contexto en que propiamente nació el periodismo religioso, los «vaticanistas», tal como se conoce hoy en día.

La experiencia de la lección de Benedicto XVI puede ser un camino a recorrer para quienes siguiendo un «sínodo virtual» corren el riesgo de perderse el «sínodo real» en el cual el Señor Jesús siempre vence.