miércoles, 22 de octubre de 2014

Insulta al Papa (pero dice que no es insulto), le pagan con la misma moneda y se va


Publicamos en el blog El Papa en la prensa un video del canal 5 de Argentina donde el presentador refleja indignación por la publicación de una portada de la revista Barcelona donde se muestra al Papa Francisco con los labios pintados, aretes, y una serie de epítetos vulgares de connotación homosexual.

Traigo aquí el video porque muestra a la perfección que los razonamientos que en ocasiones -como ésta- se aplican a líderes religiosos como el Papa no rigen a la hora de aplicarlos a sí mismos. La directora de la revista Barcelona (si no la conocían no hay de qué preocuparse pues quizá estos serán sus únicos 5 minutos de fama para luego volver a donde vino: la insignificancia), Ingrid Beck, quien dice que con esa manera de reflejar al Papa Francisco lo único que están haciendo es humor, no insulto, manifiesta sentirse incómoda y sencillamente se va cuando el presentador del programa de canal 5 de Argentina usa el mismo argumento con ella usó para la portada de su revista al regalarle algunos epítetos en la línea como ella lo ha hecho.

Manifiestamente estamos ante un caso que en nombre de la libertad de expresión están expresando mal la libertad: a costa del insulto barato y vil. El video es éste:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.