lunes, 5 de enero de 2015

La verdad sobre los reyes magos: 9 anuncios de televisión para tenerlo presente

Vi esta original carta de reyes en Twitter... Cuando hay sencillez se acepta lo que venga.
Millones de niños de todo el mundo están a la expectativa de la llegada de los huéspedes más esperados del año. También yo fui niño y no he podido evitar emocionarme al ver algunos de estos cortos que, aunque de tipo comercial, reavivan la memoria de lo que uno también vivió. La fiesta de los reyes magos nos recuerda que fuimos niños y que los niños tienen eso que con la edad parece destinado a irse perdiendo: la capacidad de sorpresa, la sana inocencia y la confianza. Que disfruten estos anuncios y, si ven por ahí a los reyes magos (seguro que muchos de ustedes incluso hablarán con ellos), decidles, por favor, cuánto les agradecemos los regalos que trajeron a los niños de otros tiempos (y también a los de hoy) pues detrás de esos obsequios seguramente se escondieron y esconden no pocos sacrificios. Y si por ahí se toparan con algún niño a los que los reyes no pudieron llegar, no dejéis al menos de regalarle una sonrisa... Y la sonrisa se convierte en juguete, mejor.

Nephilim producciones

Iberia


Un niño que quiere ser vaquero

Iberia



Ikea


Banco Sabadell

Plátanos de Canarias

TV Azteca

Telepizza

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.