domingo, 11 de enero de 2015

Los cardenales y la vida diaria: fotos como nunca los habías visto

Gracias a las redes sociales (a su inmediatez, masificación y "omnipresencia") hemos conocido un poco más acerca de la no siempre conocida faceta de los papas: su manera de vivir, su espontaneidad y, en definitiva, su natural forma de ser en el día a día de su vida. Ha Papa Francisco le ha tocado vivir en este contexto y las consecuencias positivas las conocemos hoy.

Sin embargo el caso del Papa no es algo aislado: la inmensa mayoría de los cardenales, desde la propia personalidad, viven con la misma espontaneidad. Y eso es algo que no debería olvidarse pues, en definitiva, Francisco viene de ese grupo de personas de las que el Espíritu Santo toma a uno para guiar la barca de la Iglesia. 

Hemos recolectado algunas imágenes que nos reflejan la idea que aquí estamos manejando:

El cardenal-arzobispo de Boston podando el césped de su casa.

El cardenal-arzobispo de Génova en medio del lodo tras los aluviones en Génova.

El cardenal-arzobispo de Viena jugando futbolito con algunos jóvenes.

El cardenal-arzobispo de Lyon besando las manos de una cristiana iraquí
en un campo de refugiados.

El cardenal-arzobispo de Nueva York.

El cardenal-arzobispo de Viena y su selfie.

El cardenal-arzobispo de Boston sirviendo la comida a los pobres.
El cardenal-arzobispo de Sao Paolo visitando barrios pobres.
Cardenal-arzobispo de Ciudad de México escuchando las inquietudes de los
jóvenes de la arquidiócesis.
El cardenal-arzobispo de Milán jugando futbolines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.