martes, 21 de abril de 2015

La deriva patológica de Whatsapp: los maleficios de estar conectado

Crédito fotográfico: Dado Ruvic/Reuters.
WhatsApp ha facilitado aún más la intercomunicación entre las personas. En términos tecnológicos ha sido el último hito en el desarrollo de las redes sociales. Es más bien extraño encontrar personas que usen algún teléfono móvil sin WhatsApp integrado. Pero como en el pasado sucedió con las redes sociales como Facebook o MySpace (la ciberdependencia) ahora se convierte también en algo patológico con WhatsApp.

WhatsAppitis es la patología que la revista médica The Lancet refirió en un artículo homónimo publicado el 22 de marzo de 2014. El término acuñado por Inés M. Fernández-Guerrero (tenosinovitis) describe en un dolor en la muñeca a causa del prolongado movimiento del pulgar (tendinitis). El artículo explica que ya en 1990 se había usado el témino Nintendinitis para hacer alusión a una tensión en la mano, muñeca y dedos por un uso excesivo del video juego Nintendo.

"La tenosinovitis causada por mensajes de texto con los teléfonos móviles podría ser una enfermedad emergente", dice Fernández-Guerrero. Y añade: "Los médicos deben ser conscientes de estos nuevos trastornos". Posiblemente no son sólo los médicos los que deben estar al tanto de esta deriva "maléfica" del uso vicioso de las herramientas de comunicación hodiernas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.