sábado, 19 de septiembre de 2015

La pandemia de la pornografía: el devastador impacto en la niñez, en las familias y en la sociedad

Con el incremento de disponibilidad de la pornografía por Internet y de aparatos portátiles, ya casi no hay familias que no hayan sido afectadas negativamente por este flagelo. De hecho, como esto está en todas partes, los padres de familia ya no pueden solamente preguntar a sus hijos si han visto pornografía, sino preguntarles cuándo fue la última vez que la vieron (ya sea intencionalmente o sin intención) y después ayudarles a entender cómo esto puede haber impactado en su cerebro o cómo ha distorsionado sus puntos de vista sobre la sexualidad humana.

Family Watch tiene un interesante documental titulado “La pandemia de la pornografía: El devastador impacto en la niñez, en las familias y en la sociedad” (“The Porn Pandemic: The Devastating Impact on Children, Families and Society”, lamentablemente el original sólo está en inglés). 

El documental ha sido elogiado por ayudar a exponer los daños de la pornografía y cómo conduce al rompimiento familiar, a la violencia contra las mujeres, a delitos sexuales, a la prostitución y tráfico de seres humanos y mucho más. También han desarrollado un informe educativo llamado "Informe de Principios sobre Pornografía" ("Policy Brief on Pornography"). El documental es éste: 


Con información extraída de los envíos vía mail de Family Watch International.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.