martes, 6 de octubre de 2015

Davide, el niño de tres meses (por tanto el miembro más joven) que "participa" en el sínodo de la familia


Entre la solemnidad de los discursos, los rezos gregorianos y otras intervenciones menos solemnes se ha llegado a escuchar unas veces el llorar de un bebé y otras la risa despreocupada de un infante. No son efectos de sonido sino la manera de comunicarse con los padres sinodales y demás miembros de la Asamblea del participante más joven de la misma: Davide.





Davide es hijo de Massimo y Patrizia Paloni, uno de los 17 matrimonios que participan oficialmente en el sínodo sobre la familia que se realiza en el Vaticano. Davide acompaña a sus papás en la importante cita eclesial y de ese modo -tal vez sin quererlo ni buscarlo- el matrimonio Paloni regalan al mundo un bello testimonio de familia. Y es que Davide es el último de los 12 hijos de Patrizia (41 años) y Massimo (45 años). O sea que estamos ante un matrimonio abierto a la vida.


Los Paloni saben que su aportación al sínodo no es de carácter teológico sino experiencial. Davide seguramente no lo sabe pero si de experiencias en el sínodo se trata él se ha convertido en una... Al grado de que no ha pasado desapercibido para nadie, incluyendo Papa, cardenales y Guardias Suizos que ven pasar la carriola del pequeño al aula sinodal en la que medio mundo tiene puestos los ojos por estos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.