miércoles, 13 de enero de 2016

La crisis de la masculinidad: ¿dónde están los varones? Un video para hombres que deben ver las mujeres


«El eclipse del Padre» es el título de un estupendo libro que en 2003 publicó Josef Cordes. La obra gira en torno a la crisis de la paternidad en el siglo XXI (por entonces la agencia ZENIT le hizo una entrevista que se puede leer en este enlace). He recordado esa obra al visualizar el magnífico video que a modo de documental publicó el 5 de enero de 2016 la diócesis católica de Phoenix, Arizona, bajo el sugerente título de «La crisis de la masculinidad en la sociedad».

El video subraya cómo cada vez hay más esposas sin esposos, hijos sin papás y, en consecuencia, se crea una avalancha que deriva en que esos hijos que crecieron sin la figura paterna tampoco saben cómo ser ni padres ni esposos. El video aborda el tema de la paternidad desde una perspectiva más amplia: incluyendo también la paternidad que los sacerdotes ejercitan en virtud de su misma vocación. Comprensiblemente, si hay una crisis de la masculinidad en la sociedad esto repercute también en la Iglesia. De ahí que el video ponga el tema sobre la mesa tanto a modo de planteamiento como a modo de sugerir la vocación cristiana de la paternidad como una solución a esa crisis.

El video es este:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.