sábado, 18 de junio de 2016

La abuelita de las búsquedas adorables en Google que me hizo pensar en quienes están detrás de las redes sociales


Causa ternura un hecho que pudo haber quedado en el anonimato de los buenos ejemplos que cada día pasan en el mundo sin ser noticia. Pero un tuit marcó la diferencia.

Ben Eckersley es nieto de May Ashworth, una abuelita británica de 86 años. El 9 de junio de 2016 Ben tuiteó una foto que captura la manera como su abuelita hace las consultas en el motor de búsquedas Google. La señora Ashworth quería saber qué significan los números romanos que aparecen en los créditos de un programa de televisión, por eso puso en Google: "Por favor, traduce estos números romanos MCMXCVIII, gracias".
Ben comentó a la BBC que su abuelita pensaba que cada consulta era contestada por una persona real. De ahí el uso de las formas sociales de cortesía. Unos días más tardes las cuentas de Google en el Reino Unido y Google mundial contestaron a la abuela desde Twitter:
He querido contar esto para agradecer esta vez sí a una persona real. El otro día quise entrar a mi cuenta en Pinterest pero el modo como accedía (a través de mi cuenta en Twitter) ya no era posible. Así que pedía ayuda al centro de servicios de Pinterest para recuperar el acceso. Pensé que se me daría una respuesta de robot pero sorprendentemente me atendió una chica de nombre Madeleine. En menos de 24 horas recuperé el acceso a la cuenta.

Todos los días millones de personas hacemos uso de las redes sociales. Es verdad que la actividad en ellas es posible gracias a miles de máquinas y programas. Pero no es menos cierto que hay también miles de personas que hacen posible nuestro vivir diario digital. Yo me he sentido un poco como la abuelita May y por eso quiero agradecerle a Madeleine y a todas esas personas que de modo oculto nos facilitan el quehacer diario en las redes sociales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.