viernes, 22 de julio de 2016

Pokemon Go: cazar criaturas virtuales a costa de profanar iglesias reales


La aplicación Pokemon Go no sólo aumentó las acciones de Nintendo sino también las visitas a las iglesias. Lamentablemente no para rezar.

El video juego de realidad aumentada que se administra desde un dispositivo móvil, normalmente un teléfono, y que consiste en desplazarse para cazar animales virtuales, ha hecho que no pocos jóvenes estén entrando en iglesias y santuarios para hacerse con los puntos que se ofrecen tras cazar uno de los bichos digitales. Pero, ¿no había suficiente espacio libre y público como para que a Nintendo se le ocurriera colocar sus personajes virtuales "dentro" de las iglesias? ¿Qué culpa tienen los fieles que ven roto ya no sólo el silencio de los muros destinados a la oración sino que ven así también profanado un lugar sagrado?



El diario español EL PAIS publicó un video donde un chico dice que en una iglesia cazar pokemon no está mal pero sí en un cementerio porque ahí la gente... se puede ofender (véase el video en este enlace).