sábado, 26 de noviembre de 2016

La revista Cosmopolitan abre sus páginas a los exorcismos y... la virginidad


Hay una revista mundialmente conocida, especialmente entre el público femenino, que en menos de seis meses ha abierto sus páginas a temas habitualmente no tratados ni por la misma publicación (Cosmopolitan) ni por otras del estilo.

El 18 de octubre de 2016 publicó una entrevista cuya temática era el ministerio del exorcismo (cf. What It's Really Like to Be an Exorcist). El entrevistado fue el P. Gary Thomas, sacerdote católico de la diócesis de San José y quien en buena medida inspiró la obra que después se convirtió en película: The Rite.

A lo largo de la amena entrevista el sacerdote responde a cuestiones relacionadas con la existencia del demonio, lo que es y no es el exorcismo en la Iglesia católica, la historia de los exorcismos como ministerio de algunos sacerdotes, la sed de espiritualidad que tienen los seres humanos o prácticas asociadas a posesiones como el yoga o el reiki. El padre Thomas también aludió a los signos clásicos para discernir si se trata de una posesión demoniaca o no (1) Aversión a lo sagrado, como el Santísimo Sacramento o un crucifijo; 2) Hablar en un idioma que la persona no conoce; 3) Exhibición excesiva de fuerza; 4) Conocimiento de las cosas ocultas; 5) Botar espuma en la boca; 6) Movimientos epilépticos en brazos y piernas).

Apenas un mes antes, el 12 de septiembre, la misma publicación visibilizaba algo tan frecuentemente impopular en revistas del género como la virginidad. Lo hizo al dar espacio a la bella historia de Carmen, una virgen consagrada a Dios (cf. I Am Happily Married to God — as a Consecrated Virgin).

Carmen el día de su consagración durante un momento del rito.
En el reportaje Carmen Briceño -la protagonista de la historia- narra cómo se enamoró de Jesucristo y la manera como después de una Jornada Mundial de la Juventud en Colonia, Alemania, decide consagrar su virginidad a Dios y vivir bajo voto de celibato el resto de su vida, a pesar de venir de una familia no precisamente muy religiosa. El portal Religión en Libertad amplía más la historia traduciendo algunos pasajes del reportaje. 

No es frecuente que temas tan impopulares encuentren acogida en páginas ordinariamente consagradas a la frivolidad. Pero es bonito reconocer que de vez en cuando Dios puede servirse incluso de publicaciones así para sembrar un poco de fe en las personas que consumen esos productos.