jueves, 12 de enero de 2017

La generación blandita o los estudiantes "snowfalke"


El periódico El Mundo publicó un interesante artículo acerca de lo que ya se comienza a ver: adultos blandos porque en su niñez fueron niños mimados. Ante el hecho de contar con quienes les facilite la vida no tienen necesidad de formarse en la cultura del esfuerzo. A fin de cuentas todo lo reciben... Hasta que sus padres ya no pueden darles o solucionarles los problemas... o vienen a faltarles los padres. Y entonces vienen las crisis.

El artículo apunta  la necesidad de reforzar la formación en la personalidad y carácter. Todo esto me ha hecho recordar aquello que Simon Sinek, experto en liderazgo, dejó claro acerca de los millennials en el programa Inside. Una joya que debería hacer reflexionar a los padres que creen que dando todo a sus hijos les están haciendo un favor en la vida. Un resumen del programa que duró una hora lo coloco a continuación. Tiene subtítulos en español (basta activarlos en el recuadro inferior derecho del video).



El título del post se lo he tomado prestado a José Ángel Agejas que fue a quien le vi el artículo original de El Mundo. Considerando que él se dedica a la docencia, seguro que lo de "estudiantes snowfalke" se refiere a la experiencia de deshielo que los jóvenes experimentan ante la primer dificultad académica. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.