viernes, 10 de marzo de 2017

¿Día internacional de la mujer? Si es así, mejor no, gracias


El 8 de marzo se dedica mundialmente una jornada a la mujer. Es una de esas tantas efemérides que la ONU establece y que van progresivamente hallando acogida entre las masas poco críticas. Naturalmente que nadie discute el merecimiento que muchas mujeres tienen de semejante festejo pero la verdad es que tampoco se puede generalizar gratuitamente la conmemoración.

Esta última idea me resulta reforzada a raíz del modo como en algunos lugares "se festeja" el día internacional de la mujer (¿habían advertido que curiosamente no hay un "día internacional del hombre"?).

La tarde del 8 de marzo de 2017, por ejemplo, frente a la catedral de Tucumán, Argentina, se escenificó una de las parodias más repugnantes y soeces por parte de un grupo de "feministas": el aborto de la "virgen María".



En Buenos Aires, en la misma fecha pero por la noche, una horda de mujeres se congregó en las inmediaciones de la catedral metropolitana para lanzar fanfarronadas y ejecutar actos vandálicos. Un canal de tv argentino transmitió en vivo la barbarie donde quedan consignados y evidenciados los hechos. Lo impresionante es que cuando un joven se pone delante con una bandera del Vaticano y la jauría de sujetas se le echan encima, le jalan los cabellos y golpean, los mismos locutores se posicionan diciendo que es culpa de la Iglesia...



En Estados Unidos y otras partes del mundo la marcha del 8 de marzo quedó circunscrita a consignas a favor del asesinato de bebés (muchos de ellos mujeres) en el vientre de sus madres. La pregunta ante todo esto es: ¿se puede pedir respeto sin darlo? Y más aún: ¿la vida de unas mujeres es más valiosa que las de otras? ¿O algunas mujeres sí están facultadas para burlarse de otras (virgen María incluida) o, más aún, para sofocar la vida de algunas?