domingo, 19 de marzo de 2017

La mayoría de las personas del Partido Demócrata es favorable al asesinato de bebés, según encuesta


La mayoría de las personas afiliadas al Partido Demócrata (el partido del ex presidente Barack Obama) es favorable al asesinato de bebés en el vientre de sus madres. Lo revela una encuesta del grupo demoscópico Rasmussen Reports de noviembre de 2016 (cf. "50% Still Say Abortion Is Morally Wrong", 28.11.2016). Mientras que sólo el 54% de las personas no afiliadas a un partido político se declaran a favor del aborto, el 69% de los republicanos se considera pro vida.

En términos absolutos el 42% de los estadounidenses de declaran pro vida. Pero la sorpresa es que entre el resto de personas a favor de la elección de la mujer sobre la vida de su hijo es que el 50% de los encuestados considera que el aborto es moralmente inaceptable mientras que apenas el 34% cree que es una práctica aceptable y un 16% no tiene una clara posición.

Ya en mayo de 2016 un gigante de la demoscopia en los Estados Unidos, el grupo Gallup, publicaba el estado actual del binomio pro-life y pro-choice (cf. "Americans' Attitudes Toward Abortion Unchanged", 25.05.2016): de hecho se verifica una contraposición entre los porcentajes de personas que consideran moralmente aceptable el aborto de quienes no (43% de aceptable contra 47% de inaceptable). La encuesta también mostraba una división entre quienes se autodenominan pro choice (47%) y quienes se califican de pro life (46%). Apenas un año antes, en 2015, el 50% de los estadounidenses se declaraba pro choice y el 44% pro life. La tendencia a la alza es evidente.


Desde el año 2010 se aprecia una tendencia creciente no sólo a considerar moralmente inaceptable el aborto, incluso posicionándose a favor de la elección de la mujer, sino también un constante aumento de quienes claramente se califican como pro life (véase "Tras 40 años de abortos en USA, los jóvenes son mayoritariamente pro vida según las encuestas más recientes", 29.01.2013). Todos estos resultados reflejan la saludable posición de la causa pro vida y la positiva repercusión que pueden despertar en otras latitudes en vista de que en buena medida Estados Unidos es uno de los paradigmas de la lucha por la vida humana en todas sus fases.